Ir al contenido principal

Himalayas del alma (1)


En la pasada Feria del Libro Antiguo de Madrid adquirí un libro que encerraba una sorpresa. El libro fue Himalayas of the Soul, traducción del sánscrito de los principales Upanishads, realizada por J. Mascaró, reimpresa por John Murray en 1945, dentro de la colección "The Wisdom of the West". El mallorquín Joan Mascaró (1897-1987) fue un escritor y traductor, formado en la Universidad de Cambridge, y profesor de inglés en la Universidad de Barcelona, donde fundó la cátedra de lenguas orientales. Es autor de una célebre versión al inglés del texto hindú del Baghavad Gita, publicado en Penguin Classics en 1962, que se habría de convertirse en uno de los libros de cabecera de George Harrison y de toda una generación de jóvenes.
La sorpresa fue que entre sus páginas había una carta de Mascaró enviada a un amigo suyo desde su domicilio "The Retreat", Comberton, Cambridge. Comprende dos hojas mecanografiadas, tamaño holandesa, y lleva fecha de 15 de septiembre de 1947. La carta dice así:

      Muy estimado Sr. Calvet: Sabe Vd. cuanto me alegré de verle la semana pasada, y cuanto me alegraré de saber que su salud va mejorando con horas de reposo y paz interior. El librito que Vd. ha tenido la delicadeza de adquirir, a pesar de estar impreso en papel pésimo, posee pensamientos sublimes que merecen inscribirse en oro. No se pueden leer en un día, ni en una vida. Nos hablan del único Dios que podemos sentir: el Dios interior entrevisto en la pureza del alma, y entresentido en el silencio de los ruidos del mundo y de nuestros egoísmos.
      Le he copiado una carta de Tagore, el poeta universal de la India moderrna, el único de la India que ganó el premio Nobel. Cuanto siento no haber podido ir a pasar unos meses con él. Era la guerra, y ya nos ha dejado. También incluyo unas líneas de traduccción hechas a vuelo de máquina.
      El "week-end" de fin de este mes estaré ocupado en Cambridge en un Congreso de Religiones. Antes y después, hasta fines de octubre, estoy aquí esperándole para charlar unas horas reposadamenrte, pasear por el campo, y olvidar los negocios.
      Un abrazo de su amigo,
      (Fdo.) Juan Mascaró        

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Jorge,
    Soy Nuria Blanco, antigua alumna tuya pero dedicada a la Musicología, no sé si me recordarás. Necesitaba contactar contigo para invitarte al acto de defensa de mi Tesis Doctoral pero no encuentro tu mail de contacto así que me veo obligada a utilizar este medio aunque no sea muy ortodoxo.
    Puedes escribirme a nuriablancoalvarez@gmail.com y te indicaré los detalles por si tienes a bien asistir.
    Recibe un cariñoso saludo
    Nuria Blanco

    ResponderEliminar
  3. ¡Claro que me acuerdo de tí, Nuria! Te escribiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).