Ir al contenido principal

Himalayas del alma (1)


En la pasada Feria del Libro Antiguo de Madrid adquirí un libro que encerraba una sorpresa. El libro fue Himalayas of the Soul, traducción del sánscrito de los principales Upanishads, realizada por J. Mascaró, reimpresa por John Murray en 1945, dentro de la colección "The Wisdom of the West". El mallorquín Joan Mascaró (1897-1987) fue un escritor y traductor, formado en la Universidad de Cambridge, y profesor de inglés en la Universidad de Barcelona, donde fundó la cátedra de lenguas orientales. Es autor de una célebre versión al inglés del texto hindú del Baghavad Gita, publicado en Penguin Classics en 1962, que se habría de convertirse en uno de los libros de cabecera de George Harrison y de toda una generación de jóvenes.
La sorpresa fue que entre sus páginas había una carta de Mascaró enviada a un amigo suyo desde su domicilio "The Retreat", Comberton, Cambridge. Comprende dos hojas mecanografiadas, tamaño holandesa, y lleva fecha de 15 de septiembre de 1947. La carta dice así:

      Muy estimado Sr. Calvet: Sabe Vd. cuanto me alegré de verle la semana pasada, y cuanto me alegraré de saber que su salud va mejorando con horas de reposo y paz interior. El librito que Vd. ha tenido la delicadeza de adquirir, a pesar de estar impreso en papel pésimo, posee pensamientos sublimes que merecen inscribirse en oro. No se pueden leer en un día, ni en una vida. Nos hablan del único Dios que podemos sentir: el Dios interior entrevisto en la pureza del alma, y entresentido en el silencio de los ruidos del mundo y de nuestros egoísmos.
      Le he copiado una carta de Tagore, el poeta universal de la India moderrna, el único de la India que ganó el premio Nobel. Cuanto siento no haber podido ir a pasar unos meses con él. Era la guerra, y ya nos ha dejado. También incluyo unas líneas de traduccción hechas a vuelo de máquina.
      El "week-end" de fin de este mes estaré ocupado en Cambridge en un Congreso de Religiones. Antes y después, hasta fines de octubre, estoy aquí esperándole para charlar unas horas reposadamenrte, pasear por el campo, y olvidar los negocios.
      Un abrazo de su amigo,
      (Fdo.) Juan Mascaró        

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Jorge,
    Soy Nuria Blanco, antigua alumna tuya pero dedicada a la Musicología, no sé si me recordarás. Necesitaba contactar contigo para invitarte al acto de defensa de mi Tesis Doctoral pero no encuentro tu mail de contacto así que me veo obligada a utilizar este medio aunque no sea muy ortodoxo.
    Puedes escribirme a nuriablancoalvarez@gmail.com y te indicaré los detalles por si tienes a bien asistir.
    Recibe un cariñoso saludo
    Nuria Blanco

    ResponderEliminar
  3. ¡Claro que me acuerdo de tí, Nuria! Te escribiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.