Ir al contenido principal

Himalayas del alma (1)


En la pasada Feria del Libro Antiguo de Madrid adquirí un libro que encerraba una sorpresa. El libro fue Himalayas of the Soul, traducción del sánscrito de los principales Upanishads, realizada por J. Mascaró, reimpresa por John Murray en 1945, dentro de la colección "The Wisdom of the West". El mallorquín Joan Mascaró (1897-1987) fue un escritor y traductor, formado en la Universidad de Cambridge, y profesor de inglés en la Universidad de Barcelona, donde fundó la cátedra de lenguas orientales. Es autor de una célebre versión al inglés del texto hindú del Baghavad Gita, publicado en Penguin Classics en 1962, que se habría de convertirse en uno de los libros de cabecera de George Harrison y de toda una generación de jóvenes.
La sorpresa fue que entre sus páginas había una carta de Mascaró enviada a un amigo suyo desde su domicilio "The Retreat", Comberton, Cambridge. Comprende dos hojas mecanografiadas, tamaño holandesa, y lleva fecha de 15 de septiembre de 1947. La carta dice así:

      Muy estimado Sr. Calvet: Sabe Vd. cuanto me alegré de verle la semana pasada, y cuanto me alegraré de saber que su salud va mejorando con horas de reposo y paz interior. El librito que Vd. ha tenido la delicadeza de adquirir, a pesar de estar impreso en papel pésimo, posee pensamientos sublimes que merecen inscribirse en oro. No se pueden leer en un día, ni en una vida. Nos hablan del único Dios que podemos sentir: el Dios interior entrevisto en la pureza del alma, y entresentido en el silencio de los ruidos del mundo y de nuestros egoísmos.
      Le he copiado una carta de Tagore, el poeta universal de la India moderrna, el único de la India que ganó el premio Nobel. Cuanto siento no haber podido ir a pasar unos meses con él. Era la guerra, y ya nos ha dejado. También incluyo unas líneas de traduccción hechas a vuelo de máquina.
      El "week-end" de fin de este mes estaré ocupado en Cambridge en un Congreso de Religiones. Antes y después, hasta fines de octubre, estoy aquí esperándole para charlar unas horas reposadamenrte, pasear por el campo, y olvidar los negocios.
      Un abrazo de su amigo,
      (Fdo.) Juan Mascaró        

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Jorge,
    Soy Nuria Blanco, antigua alumna tuya pero dedicada a la Musicología, no sé si me recordarás. Necesitaba contactar contigo para invitarte al acto de defensa de mi Tesis Doctoral pero no encuentro tu mail de contacto así que me veo obligada a utilizar este medio aunque no sea muy ortodoxo.
    Puedes escribirme a nuriablancoalvarez@gmail.com y te indicaré los detalles por si tienes a bien asistir.
    Recibe un cariñoso saludo
    Nuria Blanco

    ResponderEliminar
  3. ¡Claro que me acuerdo de tí, Nuria! Te escribiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…