Ir al contenido principal

Himalayas del alma (1)


En la pasada Feria del Libro Antiguo de Madrid adquirí un libro que encerraba una sorpresa. El libro fue Himalayas of the Soul, traducción del sánscrito de los principales Upanishads, realizada por J. Mascaró, reimpresa por John Murray en 1945, dentro de la colección "The Wisdom of the West". El mallorquín Joan Mascaró (1897-1987) fue un escritor y traductor, formado en la Universidad de Cambridge, y profesor de inglés en la Universidad de Barcelona, donde fundó la cátedra de lenguas orientales. Es autor de una célebre versión al inglés del texto hindú del Baghavad Gita, publicado en Penguin Classics en 1962, que se habría de convertirse en uno de los libros de cabecera de George Harrison y de toda una generación de jóvenes.
La sorpresa fue que entre sus páginas había una carta de Mascaró enviada a un amigo suyo desde su domicilio "The Retreat", Comberton, Cambridge. Comprende dos hojas mecanografiadas, tamaño holandesa, y lleva fecha de 15 de septiembre de 1947. La carta dice así:

      Muy estimado Sr. Calvet: Sabe Vd. cuanto me alegré de verle la semana pasada, y cuanto me alegraré de saber que su salud va mejorando con horas de reposo y paz interior. El librito que Vd. ha tenido la delicadeza de adquirir, a pesar de estar impreso en papel pésimo, posee pensamientos sublimes que merecen inscribirse en oro. No se pueden leer en un día, ni en una vida. Nos hablan del único Dios que podemos sentir: el Dios interior entrevisto en la pureza del alma, y entresentido en el silencio de los ruidos del mundo y de nuestros egoísmos.
      Le he copiado una carta de Tagore, el poeta universal de la India moderrna, el único de la India que ganó el premio Nobel. Cuanto siento no haber podido ir a pasar unos meses con él. Era la guerra, y ya nos ha dejado. También incluyo unas líneas de traduccción hechas a vuelo de máquina.
      El "week-end" de fin de este mes estaré ocupado en Cambridge en un Congreso de Religiones. Antes y después, hasta fines de octubre, estoy aquí esperándole para charlar unas horas reposadamenrte, pasear por el campo, y olvidar los negocios.
      Un abrazo de su amigo,
      (Fdo.) Juan Mascaró        

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Jorge,
    Soy Nuria Blanco, antigua alumna tuya pero dedicada a la Musicología, no sé si me recordarás. Necesitaba contactar contigo para invitarte al acto de defensa de mi Tesis Doctoral pero no encuentro tu mail de contacto así que me veo obligada a utilizar este medio aunque no sea muy ortodoxo.
    Puedes escribirme a nuriablancoalvarez@gmail.com y te indicaré los detalles por si tienes a bien asistir.
    Recibe un cariñoso saludo
    Nuria Blanco

    ResponderEliminar
  3. ¡Claro que me acuerdo de tí, Nuria! Te escribiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…