Ir al contenido principal

Fitzgerald sobre Novalis


La novela La flor azul (1996) de la escritora inglesa Penelope Fitzgerald (hay traducción castellana de Fernando Borrajo para Impedimenta, 2014) tiene por protagonista a Friedrich von Hardenberg (1772-1801), más conocido en el mundo de las letras como Novalis. La novela de Fitzgerald se centra en un joven Fritz Hardenberg románticamente enamorado de la virginal Sophie. Fritz acaba de realizar estudios en la Academia de Minas de Freiberg, en Sajonia, con el afamado profesor Werner, y se apresta para desempeñar un cargo de inspector de minas de sal.
Algunos pasajes, no muchos, de la novela contienen referencias geológicas: Sabemos, por ejemplo, que Hardenberg estudia los Fundamentos de la minería y de las refinerías de sal, de Franz Ludwig von Cancrin o Cancrinus, mineralogista e ingeniero metalúrgico de Hesse, de la que la autora nos proporciona el índice completo de los dos volúmenes de que consta la obra.  En otra ocasión se dice que Fritz se ve a sí mismo como "un geognosta, un científico de la naturaleza" para quien la minería no es una ciencia sino un arte.
Pero el pasaje, para mi gusto, más extraordinario de la de por sí extraordinaria novela de Fitzgerald nada tiene que ver con la geología. Fritz y un amigo suyo, Dietmahler, estudiante de medicina, son testigos de un duelo entre dos compañeros. Uno de los duelistas cae al suelo con una mano ensangrentada:
   -No, solo han sido dos dedos -dijo Dietmahler, echándose rápidamente al suelo, donde ya comenzaban a crecer la primeras hierbas. Recogió los dedos, rojos y húmedos como si los hubieran despellejado: uno de ellos era solo la articulación superior; el otro tenía un anillo de oro.
   -Métetelos en la boca -dijo Dietmahler- . Si se mantienen calientes, tal vez pueda volver a coserlos cuando regresemos.
   Fritz probablemente no olvidaría jamás la sensación de aquel dedo y medio con el anillo, suaves y duros al mismo tiempo, dentro de su boca. 
   "Toda la naturaleza es una misma cosa", dijo para sí.   


Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.