Ir al contenido principal

Fitzgerald sobre Novalis


La novela La flor azul (1996) de la escritora inglesa Penelope Fitzgerald (hay traducción castellana de Fernando Borrajo para Impedimenta, 2014) tiene por protagonista a Friedrich von Hardenberg (1772-1801), más conocido en el mundo de las letras como Novalis. La novela de Fitzgerald se centra en un joven Fritz Hardenberg románticamente enamorado de la virginal Sophie. Fritz acaba de realizar estudios en la Academia de Minas de Freiberg, en Sajonia, con el afamado profesor Werner, y se apresta para desempeñar un cargo de inspector de minas de sal.
Algunos pasajes, no muchos, de la novela contienen referencias geológicas: Sabemos, por ejemplo, que Hardenberg estudia los Fundamentos de la minería y de las refinerías de sal, de Franz Ludwig von Cancrin o Cancrinus, mineralogista e ingeniero metalúrgico de Hesse, de la que la autora nos proporciona el índice completo de los dos volúmenes de que consta la obra.  En otra ocasión se dice que Fritz se ve a sí mismo como "un geognosta, un científico de la naturaleza" para quien la minería no es una ciencia sino un arte.
Pero el pasaje, para mi gusto, más extraordinario de la de por sí extraordinaria novela de Fitzgerald nada tiene que ver con la geología. Fritz y un amigo suyo, Dietmahler, estudiante de medicina, son testigos de un duelo entre dos compañeros. Uno de los duelistas cae al suelo con una mano ensangrentada:
   -No, solo han sido dos dedos -dijo Dietmahler, echándose rápidamente al suelo, donde ya comenzaban a crecer la primeras hierbas. Recogió los dedos, rojos y húmedos como si los hubieran despellejado: uno de ellos era solo la articulación superior; el otro tenía un anillo de oro.
   -Métetelos en la boca -dijo Dietmahler- . Si se mantienen calientes, tal vez pueda volver a coserlos cuando regresemos.
   Fritz probablemente no olvidaría jamás la sensación de aquel dedo y medio con el anillo, suaves y duros al mismo tiempo, dentro de su boca. 
   "Toda la naturaleza es una misma cosa", dijo para sí.   


Comentarios

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …