Ir al contenido principal

Dedos de acero


    Y corriendo tras él, disparó consecutivamente hasta cuartro veces, gastando los cuatro proyectiles que quedaban en su colt; a cada disparo, el duro capataz saltaba como un simio emitiendo gruñidos de fiero folor y seguía corriendo con menos vigor, hasta que de repente, cayó al suelo y se volvió hacia arriba en un gesto desesperado de defensa.
    Su revólver sin recargar salió volando despedido de su mano y fue a dar de refilón en la frente de su enemigo abriéndole una herida en el lugar del impacto, pero Cravat ya era insensible al dolor. Solo le acuciaba el ansia de acabar con aquella fiera que con el cuerpo lleno de plomo aún daba coletazos de serpiente boa.
    Y se arrojó sobre él echándole las manos al cuello. "El Irlandés", reuniendo las pocas fuerzas que la pérdida de sangre le permitían usar, trató de defenderse, pero los dedos de acero de Cravat tenían la fuerza de las garras de un gavilán y apretaban con ansia infinita obligando a su víctima a saltar el cuerpo herido sobre la tierra en espasmos de dura agonía.

(W.Martyn, No hay enemigo pequeño. Colección "Rodeo", Editorial Cies, ca. 1947)

Comentarios

  1. Qué bonita metáfora: "Los dedos de acero de Cravat tenían la fuerza de las garras de un gavilán".

    ResponderEliminar
  2. Metáforas entre tópicos. Esta parece ser la clave de estos textos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…