Ir al contenido principal

Las entrañas de la fiesta

 William Sansom (1912-1976)

El segundo toro había salido ya al ruedo y comenzaba el mismo ritual de siempre. Los peones le incitaban con sus largas capas atrayéndole hacia el picador, sentado y gordo, en su caballo... Y Louise tuvo de pronto la impresión de que aquellos peones tuvieran algo de mujeres que con sus rojos delantales llamaban la atención de una cabra; sus monteras negras eran como si se hubiesen recogido el pelo en un moño y al contemplar más detenidamente sus medias rosas y doradas, le produjeron la misma impresión que unos criados de librea en un libro de cuentos infantiles. Una monstruosa comparación... Cogió del brazo a Michael para explicárselo y se lo estaba contando y riendo cuando el toro en su embestida derribó caballo y jinete y hundió vigorosamente sus cuernos en los intestinos del animal. Surgieron las entrañas, de color de rosa suave y azul.

(William Sansom, Un macizo de rosas. Editorial Planeta, 1968. Traducción de Victor Scholz).

Comentarios

  1. Una descripción espeluznante, la verdad. Cualquier tradición, sea tauromaquia o una pelea de gallos, que implique sufrimiento para entretenimiento del personal, es una costumbre repulsiva. Y eso que el título parece inofensivo.

    ResponderEliminar
  2. La novela transcurre en gran parte en España, y seguro que Sansom visitó el paísm y asistió a corridas de toros, pues en otros lugares descuibe con mucha precisión este "espectáculo".

    ResponderEliminar
  3. ¿En qué año transcurre la acción?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No lo precisa, pero creo que a principios de los años cincuenta del siglo pasado.

    ResponderEliminar
  5. En los cincuenta es altamente improbable tal escena en una plaza de toros ya que, desde los años veinte, los caballos van protegidos con un peto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Uf!, el morbo de la muerte.



    ResponderEliminar
  7. Retablo: Ya me extrañaba a mi tanta carnicería...

    ResponderEliminar
  8. Curioso detalle el del peto. Salvar a un animal y dejar que maten a otro.

    Mi abuela cogía los pollos viejos y tullidos entre las piernas, les doblaba el pescuezo hacía bajo y se los cortaba con un cuchillo.

    ResponderEliminar
  9. Y a veces corrían los pollos descabezados...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…