Ir al contenido principal

Siegfried


André Siegfried (1875-1959) fue un historiador y geógrafo francés, considerado uno de los fundadores de la sociología electoral. En 1952 la editorial Gustavo Gili sacó un librito titulado Máximas, de cortísima tirada (solo 100 ejemplares), destinado a los miembros de la Sociedad de Bibliófilos de Barcelona. En él se reúne una serie de pensamientos y aforismos de Siegfried, traducidos por Mauricio Torre-Balari, sobre el hombre, su conducta y la polírica. He aquí algunas de estas máximas:

Para juzgar un acto político, hay que preguntarse siempre lo que se propusieron sus autores; raramente es lo que uno piensa, y nunca lo que ellos dicen.

Lo que debiera consolar a los candidatos derrotados, es no tener que sostener las promesas que hicieron.


En política, los grandes intereses prefieren habérselas con un adversario corrompido que con un amigo incorruptible.

Cuando se suscita una cuestión de principios, casi siempre hay detrás de la misma una cuestión personal. 

Para que una alianza política sea sólida, basta que se esté de acuerdo en el terreno de la pasión, no es necesario estarlo en el de la razón.

Es preciso cambiar frecuentemente de opinión si se permanece en un mismo partido; hay que cambiar a menudo de partido si se quiere conservar la misma opinión.


Comentarios

  1. Recóndita, pero con unas máximas que no han cambiado.
    ¡Vaya desastre y qué lío de política!.
    Voy a atreverme a elegir una: la tercera.

    ResponderEliminar
  2. Sí, hay cosas que nunca cambian.

    ResponderEliminar
  3. Pues habría que hacer una segunda edición masiva de esas máximas de Siegfried. Si el resto son como estas, merecería la pena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…