Ir al contenido principal

Perro bomba


Y resultó, en definitiva, que el nombre de "Trueno" estaba perfectamente aplicado, ya que al recibir los balazos, los fuertes impactos, el perro estalló. Fue un estallido seco, tremendo, que conmovió el ámbito. Para entonces, tannto King, como Lippman y Kate estaban en el suelo. Y aunque Kate fue quien lo pasó peor, todos recibieron algo. Kate, la pobre muñeca, que quizá llevase en sus entrañas algun explosivo, como "Trueno", fue la que quedó ensangrentada, como una muñeca rota cuando el perro, empujado hacia atrás y de lado por los impactos, recibió de lleno la explosión.
    Pobre muñeca, sí; rota, llena de sangre.
    En cuanto a Lippman, había recibido alguna esquirla en la cabeza; nada grave, pero con un extraño efecto: el blanquísimo cabello se le teñía de rojo.
    Y King estaba ya de rodillas, pistola en mano, sangrando por los dedos de la mano izquierda, y con una pequeña brecha en la barbilla. Por lo demás, eso sí, todos estaban llenos de carne y piel de perro.

(Mortimer Cody, Proyecto "Luz Opaca", Edirorial Rollan, 1974)

Comentarios

  1. En este tipo de literatura suelen pasar estas cosas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.