Ir al contenido principal

Duro trabajo

Cyril Edwin Mitchinson Joad (1891-1953)


Si la escritura no fuera practicada como una profesión, mucha de la literatura mundial, buena o mala, nunca habría existido; pues, si se escribe solo cuando a uno le place, la mayoría simplemente no hubiera escrito nada. Y no es que así porque los escritores sean anormalmente perezosos, sino porque escribir es un trabajo muy duro. Es desesperadamente duro porque porque siempre, en alguna medida, por pequeña que sea, es creativo; y el trabajo creativo consume más que cualquier otra cosa.

(C.E.M. Joad, Under The Fifth Rib, A Belligerent Autobiography, Faber & Faber, 1932)

Comentarios

  1. ¿De profesión?

    _Escritor.

    Así responden millones de personas que escriben de todo.

    Gracias por citar a CEM

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).