Ir al contenido principal

Corre Conejo


Este verano he aprovechado para volver a leer libros que hacía mucho tiempo que no leía. No es algo que acostumbre a hacer (el reeler), pero el azar hizo que cayese en mis manos una edición (la primera española, de Seix Barral) de la novela Corre Conejo, de John Updike, que había yo comprado en el lejano Día del Libro de 1967. Desde aquella fecha no había vuelto a leerla; pero tras hojearla, me entraron ganas de volver a hacerlo. La experiencia resultó positiva y se me ocurrió que bien podría de vez en cuando dedicar una de las entradas de este blog a exponer mis impresiones de relecturas recientes.
Guardaba una borrosa pero favorable memoria de esta novela originalmente publicada en 1960, pero después de releerla me reafirmo en mi valoración: es una de las novelas norteamericanas más relevantes de la segunda mitad del siglo pasado; y su protagonista, Harry "Conejo" Angstrom-inmaduro, fanfarrón, vulgar, incapaz de hacer frente a la realidad- uno de los grandes antihéroes de la ficción contemporánea. En Corre Conejo Updike disecciona con afilado bisturí la vida en una pareja en un suburbio de un pueblo de Pensilvania a finales de los años cincuenta, y hace un retrato implacable de una clase media en la que predomina el vacío, la frustración y la falta de rumbo: el reverso amargo del "american way of life" en plena era Eisenhower.
La prosa de Updike es realista, expresiva, rica en detalles y el pulso narrativo se mantiene a lo largo de toda la obra, sin desfallecimientos. Hay escenas memorables, y la de Janice, la mujer de Angstrom, en la que ahoga accidentalmente en la bañera a su hija recién nacida es una pieza de alta literatura, a la altura de pocos narradores. Otros nombres de novelistas norteamericanos contemporáneos suenan más al lector de hoy en día que el de John Updike, pero es indudable que el autor de la saga de "Conejo" está entre los mejores de su generación.

Comentarios

  1. Hace bastante años que lo leí y apenas me acordaba del argumento. Gracias por traerlo, quizás me atreva a releerlo. Creo que no me gustó porque no he repetido con Updike.
    Es una excelente idea que escribas sobre libros que leíste y recuperas ahora, es una manera muy afortunada de vernos a nosotros mismos: lo mucho o poco que hemos cambiado y cómo ha trabajado el tiempo y la experiencia lectora en la apreciación de una obra conocida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Al menos a mi me han quedado ganas de seguir leyendo a Updike. A ver qué pasa con otros a los que volveré después de muchos años. Toda lectura tiene su tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este verano he leído dos libros que leí hace tiempo:

    "El valle de las muñecas" y Otro que contiene "La clave está en Rebeca, Carne y Espíritu, y El viejo Barrio". Solo estos.

    ResponderEliminar
  4. La novela de Jacqueline Susann: me gustaría ver cómo resiste el paso del tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…