Ir al contenido principal

Altivez literaria

Daniello Bartoli (1608-1685)

Quien compara grillos con las hormigas, no ay duda que los tendrá por gigantes. El que mide lo que sabe, aunque sea muy poco, con el que conoce ignorante, se imaginará Sabio absolutamente, quando no lo es, sino comparado con otro. Los que iban al estudio de Athenas, dezia Menedmo, entraban Maestros, assistian discipulos, y salian ignorantes, no solo porque quanto mas se entiende lo que se sabe, tanto mas se conoce lo que se ignora, sino tambien, porque hallavan en aquella celebre Academia de los ingenios mas nobles del Mundo, tan grandes Sabios, que en comparacion dellos imginavan ser ignorantes (...) El que juzgare que es una estrella de primera magnitud en el ingenio, y saber, no se compare con las estrellas menores; sino con los soles mas grandes, y a un mismo tiempo verá desvanecerse su luz, y disminuirse su altivez.

(Daniel Bartoli, El hombre de letras, traducido al castellano por Gaspar Sanz. Madrid, 1744). 

Comentarios

  1. Qué acertado, sin duda, no ha variado en nada su apreciación de la estupidez revestida de ínfulas artísticas o/y intelectuales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, como vemos la altivez y la arrogancia literarias vienen de antiguo.

    ResponderEliminar
  3. Qué vueno Jorge, que hallas puesto esta entrada sin correjir nada... jeje. Y es que la entrada viene como aniyo al dedo:)

    ResponderEliminar
  4. Qué tiempos aquellos cuando no había reglas ortográficas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).