Ir al contenido principal

Noticia de accidente


GEMELAS CHOCONAS

Dos motiocicletas Dinamo 150 se dieron en todita su máuser pues chocaron sus metales, luego de que uno de los choferes no respetó la señal de alto en el fraccionamiento Villas del Sol.

Relincharon los corceles de hojalata de dos motocicletas el viernes por la noche, que curiosamente manejaban la misma mula cuando se dirigían hacia el fraccionamiento Villas del Sol, puesto que uno de ellos al encontrarse bajo los efectos del alcohol, se voló el alto cuando intentaba incorporarse a la avenida principal, colisionando contra el otro. Por suerte los daños fueron mínimos y lograron llegar a un mutuo arreglo. Choque entre mulas gemelas se suscitó alrededor de las 23:45 horas de anteayer, luego que el jinete a bordo de la motocicleta Dinamo 150 azul, placa T4CT6, circulaba sobre avenida Lilis con rumbo hacia el sur, al encontrarse medio "japi" no se percató de la presencia del otro jinete, quien conducía una yegua similar con matrícula JNX3P, sobre la avenida CTM con dirección hacia el poniente, y terminaron rejuntando sus pellejos metálicos. 

(De Peso. Riviera Maya, nº 2400, 5 de julio de 2015)


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).