Ir al contenido principal

Pregunta y respuesta


Estudiante: Con respecto a escribir en formas cerradas, ¿no cree que depende del tipo de poesía con la que uno haya crecido? Por ejemplo, yo no puedo imaginarme escribiendo sonetos o coplas rimadas.

Borges: Yo lo lamento mucho, Pero creo que es bastante raro que usted sienta tan poca curiosidad por el pasado. Si usted escribe en inglés, usted sigue una tradición. El lenguaje mismo es una tradición. ¿Por qué no seguir esa larga e ilustre tradición de sonetistas, por ejemplo? Yo encuentro muy extraña la ignorancia de la forma. Después de todo, no hay muchos poetas que escriban en buen verso libre, pero son muchos los escritores que han dominado las otras formas. Incluso Cummings escribió muchos buenos sonetos; yo recuerdo algunos de ellos de memoria. Yo no creo que sea posible descartar todo el pasado. Si lo hiciera, usted correría el riesgo de descubrir cosas que ya han sido descubiertas, Yo creo que eso se debe a la falta de curiosidad.¿No siente usted curiosidad por el pasado? ¿No siente curiosidad por sus compañeros poetas de este siglo? ¿Y del último siglo? ¿Y del siglo dieciocho? ¿John Donne no significa nada pata usted? ¿O Milton? Realmemnte, yo no puedo ni siquiera empezar a contestar esa pregunta suya.

(Jorge Luis Borges, El aprendizaje del escritor, Debolsillo, 2015) 

Comentarios

  1. Hola Jorge, he leído tu artículo sobre James Salter:

    Y hacen bien, porque cada escritor es como es y escribe lo que escribe, y cuando quiere aparentar lo que no es, o lo que no sabe, acaba en la mayoría de los casos en rotundo fracaso. A pesar de todo, la literatura necesita de ambas clases de cultivadores, porque la república de las letras es suficientemente amplia y acogedora como para que quepan en ella todos los tipos de escritura.

    * * *
    Tengo dos dudas, la primera si sabes contestar lo que Borges no supo al estudiante; y la otra duda, cuando leo en tu artículo sobre salter, dice así:

    "Escribir de alguien con detalles es destruirlo, agotarlo".

    No entiendo esta expresión, ¿me la explicas?.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola L.N.J. Vamos por partes.
    Creo que Borges sí contestó al estudiante, aunque retóricamente diga que no. Por mi parte creo que hay que conocer la tradición y sus formas poéticas, pero tampoco hay que ser inflexible. Yo no soy poeta, pero me imagino que cuando piensas un poema, en su contenido, la forma en cierta medida te viene dada. Es una cuestión de acoplamiento. También cada época tiene sus formas dominantes, y las formas libres no siempre son más fáciles que las restringidas. En fin, habría mucho que hablar del asunto.
    En cuanto a la frase de Salter, entiendo que, según él, a la hora de describir a alguien es mejor insinuar que concretar, así siempre se deja un margen para la sorpresa o lo imprevisto. Es una opción, claro.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, también soy de las que piensan que ahi que tener prioridad con los escritores buenos que a lo largo de la historia nunca se dejan enterrados para siempre. Sea cuales sean sus formas. Por algún motivo los seguimos leyendo.

    La insinuación es más delicada, quizás se destruye y se agota con la provocación. Ésta, no deja para curiosidades de ninguna clase.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Es "hay", que se me va el santo al cielo ¡¡ay!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J., por tus siempre atinados comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…