Ir al contenido principal

Pregunta y respuesta


Estudiante: Con respecto a escribir en formas cerradas, ¿no cree que depende del tipo de poesía con la que uno haya crecido? Por ejemplo, yo no puedo imaginarme escribiendo sonetos o coplas rimadas.

Borges: Yo lo lamento mucho, Pero creo que es bastante raro que usted sienta tan poca curiosidad por el pasado. Si usted escribe en inglés, usted sigue una tradición. El lenguaje mismo es una tradición. ¿Por qué no seguir esa larga e ilustre tradición de sonetistas, por ejemplo? Yo encuentro muy extraña la ignorancia de la forma. Después de todo, no hay muchos poetas que escriban en buen verso libre, pero son muchos los escritores que han dominado las otras formas. Incluso Cummings escribió muchos buenos sonetos; yo recuerdo algunos de ellos de memoria. Yo no creo que sea posible descartar todo el pasado. Si lo hiciera, usted correría el riesgo de descubrir cosas que ya han sido descubiertas, Yo creo que eso se debe a la falta de curiosidad.¿No siente usted curiosidad por el pasado? ¿No siente curiosidad por sus compañeros poetas de este siglo? ¿Y del último siglo? ¿Y del siglo dieciocho? ¿John Donne no significa nada pata usted? ¿O Milton? Realmemnte, yo no puedo ni siquiera empezar a contestar esa pregunta suya.

(Jorge Luis Borges, El aprendizaje del escritor, Debolsillo, 2015) 

Comentarios

  1. Hola Jorge, he leído tu artículo sobre James Salter:

    Y hacen bien, porque cada escritor es como es y escribe lo que escribe, y cuando quiere aparentar lo que no es, o lo que no sabe, acaba en la mayoría de los casos en rotundo fracaso. A pesar de todo, la literatura necesita de ambas clases de cultivadores, porque la república de las letras es suficientemente amplia y acogedora como para que quepan en ella todos los tipos de escritura.

    * * *
    Tengo dos dudas, la primera si sabes contestar lo que Borges no supo al estudiante; y la otra duda, cuando leo en tu artículo sobre salter, dice así:

    "Escribir de alguien con detalles es destruirlo, agotarlo".

    No entiendo esta expresión, ¿me la explicas?.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola L.N.J. Vamos por partes.
    Creo que Borges sí contestó al estudiante, aunque retóricamente diga que no. Por mi parte creo que hay que conocer la tradición y sus formas poéticas, pero tampoco hay que ser inflexible. Yo no soy poeta, pero me imagino que cuando piensas un poema, en su contenido, la forma en cierta medida te viene dada. Es una cuestión de acoplamiento. También cada época tiene sus formas dominantes, y las formas libres no siempre son más fáciles que las restringidas. En fin, habría mucho que hablar del asunto.
    En cuanto a la frase de Salter, entiendo que, según él, a la hora de describir a alguien es mejor insinuar que concretar, así siempre se deja un margen para la sorpresa o lo imprevisto. Es una opción, claro.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, también soy de las que piensan que ahi que tener prioridad con los escritores buenos que a lo largo de la historia nunca se dejan enterrados para siempre. Sea cuales sean sus formas. Por algún motivo los seguimos leyendo.

    La insinuación es más delicada, quizás se destruye y se agota con la provocación. Ésta, no deja para curiosidades de ninguna clase.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Es "hay", que se me va el santo al cielo ¡¡ay!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J., por tus siempre atinados comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori