Ir al contenido principal

Pregunta y respuesta


Estudiante: Con respecto a escribir en formas cerradas, ¿no cree que depende del tipo de poesía con la que uno haya crecido? Por ejemplo, yo no puedo imaginarme escribiendo sonetos o coplas rimadas.

Borges: Yo lo lamento mucho, Pero creo que es bastante raro que usted sienta tan poca curiosidad por el pasado. Si usted escribe en inglés, usted sigue una tradición. El lenguaje mismo es una tradición. ¿Por qué no seguir esa larga e ilustre tradición de sonetistas, por ejemplo? Yo encuentro muy extraña la ignorancia de la forma. Después de todo, no hay muchos poetas que escriban en buen verso libre, pero son muchos los escritores que han dominado las otras formas. Incluso Cummings escribió muchos buenos sonetos; yo recuerdo algunos de ellos de memoria. Yo no creo que sea posible descartar todo el pasado. Si lo hiciera, usted correría el riesgo de descubrir cosas que ya han sido descubiertas, Yo creo que eso se debe a la falta de curiosidad.¿No siente usted curiosidad por el pasado? ¿No siente curiosidad por sus compañeros poetas de este siglo? ¿Y del último siglo? ¿Y del siglo dieciocho? ¿John Donne no significa nada pata usted? ¿O Milton? Realmemnte, yo no puedo ni siquiera empezar a contestar esa pregunta suya.

(Jorge Luis Borges, El aprendizaje del escritor, Debolsillo, 2015) 

Comentarios

  1. Hola Jorge, he leído tu artículo sobre James Salter:

    Y hacen bien, porque cada escritor es como es y escribe lo que escribe, y cuando quiere aparentar lo que no es, o lo que no sabe, acaba en la mayoría de los casos en rotundo fracaso. A pesar de todo, la literatura necesita de ambas clases de cultivadores, porque la república de las letras es suficientemente amplia y acogedora como para que quepan en ella todos los tipos de escritura.

    * * *
    Tengo dos dudas, la primera si sabes contestar lo que Borges no supo al estudiante; y la otra duda, cuando leo en tu artículo sobre salter, dice así:

    "Escribir de alguien con detalles es destruirlo, agotarlo".

    No entiendo esta expresión, ¿me la explicas?.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola L.N.J. Vamos por partes.
    Creo que Borges sí contestó al estudiante, aunque retóricamente diga que no. Por mi parte creo que hay que conocer la tradición y sus formas poéticas, pero tampoco hay que ser inflexible. Yo no soy poeta, pero me imagino que cuando piensas un poema, en su contenido, la forma en cierta medida te viene dada. Es una cuestión de acoplamiento. También cada época tiene sus formas dominantes, y las formas libres no siempre son más fáciles que las restringidas. En fin, habría mucho que hablar del asunto.
    En cuanto a la frase de Salter, entiendo que, según él, a la hora de describir a alguien es mejor insinuar que concretar, así siempre se deja un margen para la sorpresa o lo imprevisto. Es una opción, claro.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, también soy de las que piensan que ahi que tener prioridad con los escritores buenos que a lo largo de la historia nunca se dejan enterrados para siempre. Sea cuales sean sus formas. Por algún motivo los seguimos leyendo.

    La insinuación es más delicada, quizás se destruye y se agota con la provocación. Ésta, no deja para curiosidades de ninguna clase.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Es "hay", que se me va el santo al cielo ¡¡ay!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J., por tus siempre atinados comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.