Ir al contenido principal

Pregunta y respuesta


Estudiante: Con respecto a escribir en formas cerradas, ¿no cree que depende del tipo de poesía con la que uno haya crecido? Por ejemplo, yo no puedo imaginarme escribiendo sonetos o coplas rimadas.

Borges: Yo lo lamento mucho, Pero creo que es bastante raro que usted sienta tan poca curiosidad por el pasado. Si usted escribe en inglés, usted sigue una tradición. El lenguaje mismo es una tradición. ¿Por qué no seguir esa larga e ilustre tradición de sonetistas, por ejemplo? Yo encuentro muy extraña la ignorancia de la forma. Después de todo, no hay muchos poetas que escriban en buen verso libre, pero son muchos los escritores que han dominado las otras formas. Incluso Cummings escribió muchos buenos sonetos; yo recuerdo algunos de ellos de memoria. Yo no creo que sea posible descartar todo el pasado. Si lo hiciera, usted correría el riesgo de descubrir cosas que ya han sido descubiertas, Yo creo que eso se debe a la falta de curiosidad.¿No siente usted curiosidad por el pasado? ¿No siente curiosidad por sus compañeros poetas de este siglo? ¿Y del último siglo? ¿Y del siglo dieciocho? ¿John Donne no significa nada pata usted? ¿O Milton? Realmemnte, yo no puedo ni siquiera empezar a contestar esa pregunta suya.

(Jorge Luis Borges, El aprendizaje del escritor, Debolsillo, 2015) 

Comentarios

  1. Hola Jorge, he leído tu artículo sobre James Salter:

    Y hacen bien, porque cada escritor es como es y escribe lo que escribe, y cuando quiere aparentar lo que no es, o lo que no sabe, acaba en la mayoría de los casos en rotundo fracaso. A pesar de todo, la literatura necesita de ambas clases de cultivadores, porque la república de las letras es suficientemente amplia y acogedora como para que quepan en ella todos los tipos de escritura.

    * * *
    Tengo dos dudas, la primera si sabes contestar lo que Borges no supo al estudiante; y la otra duda, cuando leo en tu artículo sobre salter, dice así:

    "Escribir de alguien con detalles es destruirlo, agotarlo".

    No entiendo esta expresión, ¿me la explicas?.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola L.N.J. Vamos por partes.
    Creo que Borges sí contestó al estudiante, aunque retóricamente diga que no. Por mi parte creo que hay que conocer la tradición y sus formas poéticas, pero tampoco hay que ser inflexible. Yo no soy poeta, pero me imagino que cuando piensas un poema, en su contenido, la forma en cierta medida te viene dada. Es una cuestión de acoplamiento. También cada época tiene sus formas dominantes, y las formas libres no siempre son más fáciles que las restringidas. En fin, habría mucho que hablar del asunto.
    En cuanto a la frase de Salter, entiendo que, según él, a la hora de describir a alguien es mejor insinuar que concretar, así siempre se deja un margen para la sorpresa o lo imprevisto. Es una opción, claro.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, también soy de las que piensan que ahi que tener prioridad con los escritores buenos que a lo largo de la historia nunca se dejan enterrados para siempre. Sea cuales sean sus formas. Por algún motivo los seguimos leyendo.

    La insinuación es más delicada, quizás se destruye y se agota con la provocación. Ésta, no deja para curiosidades de ninguna clase.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Es "hay", que se me va el santo al cielo ¡¡ay!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J., por tus siempre atinados comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…