Ir al contenido principal

Extraños roedores

El Curso de Historia Natural, Fisiología e Higiene (1883), del P. Ramón Martínez Vigil (1840-1904), de la orden de predicadores, catedrático de esta asignatura en la Real y Pontificia Universidad de Manila y que llegó a obispo de Oviedo, es un tratado curioso, escrito "según los principios de santo Tomás de Aquino". De acuedo con estos principios, la descripción de las especies zoológicas no va de los estadios más elementales de la vida a los más evolucionados, sino justo al revés: empieza con el hombre, el rey de la Creación, y termina en los animales más ínfimos, como los infusorios. Es claro que Martínez Vigil no era darwinista.
Pues bien, estaba hojeando dicho manual cuando, en la página 89 me topo con la siguiente ilustración.


¿Pero qué es esto?, me pregunto. Rápidamente busco en el texto y allí me entero de que se trata de un roedor claviculado llamado zemni o rata topo, perteneciente a la especie Georichus typblus, el cual "mide diez y ocho pulgadas de longitud, tiene el pelo fino y espeso, y se alimenta de raíces bulbosas". Vale. No me había repuesto del susto cuando, al volver la página, me encuentro con esta otra criatura.


¿Y qué bicho es este? me vuelvo a preguntar. Y la respuesta, en el texto, me dice que es otro claviculado, el Dipus jacutus, más conocido como alactaga, el cual difiere del gerbo, tipo del género, "en que tiene dos pequeños dedos laterales en las extremidades posteriores, el pelo menos rojo, la cabeza más larga, y las orejas desnudas y más largas que la cabeza". También me entero de que "el pueblo de Madrid hasta hace poco llamaba gerbo al canguro, que ciertamente no pertenece a este orden, sino a los monotremas." Siempre se aprende algo nuevo.

Comentarios

  1. Dipus jacutus da el tipo para ilustrar relatos fantásticos, ¿quedará algún ejemplar vivo?
    Martínez Vigil en su tratado y por lo que cuentas, aunque se agarre a santo Tomás, quiso presentar una historia de la evolución igual de lineal que la de Darwin pero a la inversa. Desde luego, no estaba nada mal si abarcó todas las especies conocidas en esa época y con tal detalle. A lo mejor ni siquiera hizo una expedición alrededor del mundo, le bastó con estar junto al brasero y caminar de la biblioteca a casa.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, tal parece un tratado de evolución animal al revés. Fuera de esto, el libro del dominico está lleno de informaciones interesantes y curiosas, que no se encuentran em los trtados actuales.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay!, hoy no me sorprendes Jorge, acabo de ver el documental _La vida en nosotros_ y estamos llenos de bichitos de todas las clases.
    Así que este roedor me parece simpático:)

    ResponderEliminar
  4. A estos roedores, si los ves te pueden hacer gracia; pero a los "invisibles", que habitan en nuestro cuerpo, mejor que no los veamos...

    ResponderEliminar
  5. jaja... pues no veas el documental que no dormirás por las noches.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.