Ir al contenido principal

Extraños roedores

El Curso de Historia Natural, Fisiología e Higiene (1883), del P. Ramón Martínez Vigil (1840-1904), de la orden de predicadores, catedrático de esta asignatura en la Real y Pontificia Universidad de Manila y que llegó a obispo de Oviedo, es un tratado curioso, escrito "según los principios de santo Tomás de Aquino". De acuedo con estos principios, la descripción de las especies zoológicas no va de los estadios más elementales de la vida a los más evolucionados, sino justo al revés: empieza con el hombre, el rey de la Creación, y termina en los animales más ínfimos, como los infusorios. Es claro que Martínez Vigil no era darwinista.
Pues bien, estaba hojeando dicho manual cuando, en la página 89 me topo con la siguiente ilustración.


¿Pero qué es esto?, me pregunto. Rápidamente busco en el texto y allí me entero de que se trata de un roedor claviculado llamado zemni o rata topo, perteneciente a la especie Georichus typblus, el cual "mide diez y ocho pulgadas de longitud, tiene el pelo fino y espeso, y se alimenta de raíces bulbosas". Vale. No me había repuesto del susto cuando, al volver la página, me encuentro con esta otra criatura.


¿Y qué bicho es este? me vuelvo a preguntar. Y la respuesta, en el texto, me dice que es otro claviculado, el Dipus jacutus, más conocido como alactaga, el cual difiere del gerbo, tipo del género, "en que tiene dos pequeños dedos laterales en las extremidades posteriores, el pelo menos rojo, la cabeza más larga, y las orejas desnudas y más largas que la cabeza". También me entero de que "el pueblo de Madrid hasta hace poco llamaba gerbo al canguro, que ciertamente no pertenece a este orden, sino a los monotremas." Siempre se aprende algo nuevo.

Comentarios

  1. Dipus jacutus da el tipo para ilustrar relatos fantásticos, ¿quedará algún ejemplar vivo?
    Martínez Vigil en su tratado y por lo que cuentas, aunque se agarre a santo Tomás, quiso presentar una historia de la evolución igual de lineal que la de Darwin pero a la inversa. Desde luego, no estaba nada mal si abarcó todas las especies conocidas en esa época y con tal detalle. A lo mejor ni siquiera hizo una expedición alrededor del mundo, le bastó con estar junto al brasero y caminar de la biblioteca a casa.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, tal parece un tratado de evolución animal al revés. Fuera de esto, el libro del dominico está lleno de informaciones interesantes y curiosas, que no se encuentran em los trtados actuales.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay!, hoy no me sorprendes Jorge, acabo de ver el documental _La vida en nosotros_ y estamos llenos de bichitos de todas las clases.
    Así que este roedor me parece simpático:)

    ResponderEliminar
  4. A estos roedores, si los ves te pueden hacer gracia; pero a los "invisibles", que habitan en nuestro cuerpo, mejor que no los veamos...

    ResponderEliminar
  5. jaja... pues no veas el documental que no dormirás por las noches.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…