Ir al contenido principal

Abrazados a su propia muerte


     Los batientes se abrieron con fuerza, apareciendo dos hombres de aspecto  poco recomendable (...).
     El primero de ellos bramó una pregunta.
     - ¿Qué escorpión venenoso llamado Frank Ger ha llegado a este "saloon", después de asesinar a nuestro hermano?
     Frank, que no había perdido de vista la puerta ni un solo momento, respondió desdeñosamente:
     -Yo soy Frank Ger. Y el único veneno que poseo, para "perros", está en la boca de mis revólveres.
     Los dos facinerosos se volvieron como mordidos por un áspid, drigiendo sus ojos hacia el hombre que acababa de insultarles.
     -¡Te descuartizaremos, chacal!
     -A ver cómo.
     Los dos Clayton llevaron las manos a sus revólveres.
     Demostraron ser dos hombres rápidos, habituados al uso de las armas.
     Pero Frank hubiera podido enseñarles mucho. Había pólvora en su mano y... veneno en sus disparos.
     Le bastaron dos.
     Los dos forajidos quedaron frenados en su propósito por aquellos diminutos aunque mortíferos plomos.
     Se abrió un caño en sus rostros, justo en medio de las cejas, y se doblaron como dos peleles de trapo, hasta rebotar en el suelo, donde quedaron completamente inmóviles, abrazados a su propia muerte.

(Bernard Lee, La Jauría. Ediciones Toray, 1968)
 

Comentarios

  1. Al final voy a buscar estas novelas, imagino que no serán fácil encontrarlas.
    Y me gustaría que me aconsejaras uno de tus libros. Espero no ponerte en apuros.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. En cualquiera de las novelas de quiosco raro es que no se encuentre una frase o una escena que llame la atención.
    En cuanto a aconsejarte la lectura de alguno de mis libros puedes probar con "Las confesiones de un bibliófago", que ha sido reeditada el año pasado. Gracias y suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…