Ir al contenido principal

Abrazados a su propia muerte


     Los batientes se abrieron con fuerza, apareciendo dos hombres de aspecto  poco recomendable (...).
     El primero de ellos bramó una pregunta.
     - ¿Qué escorpión venenoso llamado Frank Ger ha llegado a este "saloon", después de asesinar a nuestro hermano?
     Frank, que no había perdido de vista la puerta ni un solo momento, respondió desdeñosamente:
     -Yo soy Frank Ger. Y el único veneno que poseo, para "perros", está en la boca de mis revólveres.
     Los dos facinerosos se volvieron como mordidos por un áspid, drigiendo sus ojos hacia el hombre que acababa de insultarles.
     -¡Te descuartizaremos, chacal!
     -A ver cómo.
     Los dos Clayton llevaron las manos a sus revólveres.
     Demostraron ser dos hombres rápidos, habituados al uso de las armas.
     Pero Frank hubiera podido enseñarles mucho. Había pólvora en su mano y... veneno en sus disparos.
     Le bastaron dos.
     Los dos forajidos quedaron frenados en su propósito por aquellos diminutos aunque mortíferos plomos.
     Se abrió un caño en sus rostros, justo en medio de las cejas, y se doblaron como dos peleles de trapo, hasta rebotar en el suelo, donde quedaron completamente inmóviles, abrazados a su propia muerte.

(Bernard Lee, La Jauría. Ediciones Toray, 1968)
 

Comentarios

  1. Al final voy a buscar estas novelas, imagino que no serán fácil encontrarlas.
    Y me gustaría que me aconsejaras uno de tus libros. Espero no ponerte en apuros.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. En cualquiera de las novelas de quiosco raro es que no se encuentre una frase o una escena que llame la atención.
    En cuanto a aconsejarte la lectura de alguno de mis libros puedes probar con "Las confesiones de un bibliófago", que ha sido reeditada el año pasado. Gracias y suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli