Ir al contenido principal

Abrazados a su propia muerte


     Los batientes se abrieron con fuerza, apareciendo dos hombres de aspecto  poco recomendable (...).
     El primero de ellos bramó una pregunta.
     - ¿Qué escorpión venenoso llamado Frank Ger ha llegado a este "saloon", después de asesinar a nuestro hermano?
     Frank, que no había perdido de vista la puerta ni un solo momento, respondió desdeñosamente:
     -Yo soy Frank Ger. Y el único veneno que poseo, para "perros", está en la boca de mis revólveres.
     Los dos facinerosos se volvieron como mordidos por un áspid, drigiendo sus ojos hacia el hombre que acababa de insultarles.
     -¡Te descuartizaremos, chacal!
     -A ver cómo.
     Los dos Clayton llevaron las manos a sus revólveres.
     Demostraron ser dos hombres rápidos, habituados al uso de las armas.
     Pero Frank hubiera podido enseñarles mucho. Había pólvora en su mano y... veneno en sus disparos.
     Le bastaron dos.
     Los dos forajidos quedaron frenados en su propósito por aquellos diminutos aunque mortíferos plomos.
     Se abrió un caño en sus rostros, justo en medio de las cejas, y se doblaron como dos peleles de trapo, hasta rebotar en el suelo, donde quedaron completamente inmóviles, abrazados a su propia muerte.

(Bernard Lee, La Jauría. Ediciones Toray, 1968)
 

Comentarios

  1. Al final voy a buscar estas novelas, imagino que no serán fácil encontrarlas.
    Y me gustaría que me aconsejaras uno de tus libros. Espero no ponerte en apuros.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. En cualquiera de las novelas de quiosco raro es que no se encuentre una frase o una escena que llame la atención.
    En cuanto a aconsejarte la lectura de alguno de mis libros puedes probar con "Las confesiones de un bibliófago", que ha sido reeditada el año pasado. Gracias y suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…