Ir al contenido principal

Vigny

Alfred de Vigny, fotografiado por Nadar

En mayo de 1978 la revista literaria Europe dedicó un monográfico a Alfred de Vigny (1797-1863). En él Jacques Gaucheron se preguntaba por el lugar que ocupa Vigny dentro de la poesía francesa del siglo XIX, relegado a una zona de penumbra, oscurecido por luminarias contemporáneas como Hugo, Lamartine, Musset, Nerval, Ducasse o Baudelaire (al que por cierto ayudó en sus inicios). Creo que su situación ha cambiado muy poco desde entonces. Cierto que el género poético en el que sobresale Vigny -la poesía narrativa- no es el que más ha prevalecido en nuestro tiempo. Tampoco ayuda que sus poemas no sean precisamente fáciles. En consecuencia muchos críticos tienden a ignorarlo y en cuanto a los lectores me temo que ha perdido definitivamente la partida. ¿Quién lee hoy en día a Vigny?
Sin embargo, si uno se toma la molestia de repasar su obra se encuentra con un corpus de un rigor y una riqueza nada corrientes. Por ejemplo, Servidumbre y grandeza de las armas, si se vence el prejuicio de un título poco atractivo para los tiempos que corren, es un gran libro de relatos de gratísima lectura y su prosa una de las mejores del romanticismo ("Si es verdad, como dice el poeta católico, que no hay dolor tan grande como el acordarse de tiempos felices en la miseria, también lo es el que el alma encuentra una satisfacción al recordar, en tiempos de calma y de libertad, los tiempos de sufrimiento y esclavitud). Como autor dramático, su Chatterton sigue siendo uno de los piezas emblemáticas del período romántico, Stello una narración filosófica avanzada a su tiempo y "Eloa" o "Mort du loup" geniales poemas. A pesar de todo, Vigny sigue invisible a los ojos del lector actual. Pero, como se dice en su mejor poema, "La maison du berger", l'invisible est réel.

Comentarios

  1. Te voy a hacer caso. La frase con la que cierras tu entrada me ha convencido de que merece el rescate y la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Su 'Servidumbre y grandeza de las armas' es una elegía de la vida militar y romántica. Recuerdo un pasaje imponente en el que habla de la muerte anónima de los soldados. Hace unos años escribí un texto sobre el bastón de junco.http://retablodelavidaantigua.blogspot.com.es/2012/06/con-un-baston-de-junco.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bien, ya somos dos!
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.