Ir al contenido principal

Sabiéndose muerto




    Cuando  Larry Baxter entreabrió los ojos le parecía que había trancurrido toda una eternidad. Los cerró al instante. Dominado por el dolor. Tenía dificultades al respirar.

    Un lacerante dolor recorría su costado izquierdo.
    Experimentó un súbito frescor en el rostro.
    Como un bálsamo.
    Volvió a abrir trabajosamente los ojos, pero sin conseguir ver nada. Infinitas luces multicolores danzaban a su alrededor.
    Parpadeó.
    Una y otra vez.
    Las luces se fueron eclipsando.
    Y entonces se percató de que toda aquella sensación de angustia de dolor, de náuseas... eran irreales.
    Los muertos no pueden sentir nada.
    Y Larry Baxter, al abrir los ojos, comprendió que estaba muerto.


(Adam Surray, Made in Chicago. Editoral Bruguera, Colección Servicio Secreto, 1975)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…