Ir al contenido principal

Moby Dick en Barcelona

Días pasados, hablando con mi primo y un amigo, salió a relucir un acontecimiento de mi infacia que tenía completamente olvidado: la llegada de la ballena Moby Dick a Barcelona.
He podido hallar constancia del acontecimiento en un anuncio de La Vanguardia, publicado el 28 de diciembre de 1954 (¡y no era una inocentada!).


Esta "Moby Dick" no era blanca, y estuvo expuesta, "mejoradas su presentación y conservación",  junto a la estatua de Colón, al final de las Ramblas.
No recuerdo que me llevaran a verla.
Hay registro gráfico del paso de la "ballena gigante" por Madrid seis meses antes, recogido por las cámaras del No-Do (hacer clic para ver video), sección "Pintoresco y extraño", como no podía ser menos.

Comentarios

  1. Con tu permiso, Jorge, voy a sacarle jugo a esta noticia.

    ResponderEliminar
  2. Sería un delfín, quizás. ¿Estaba viva o disecada?
    Y su propietario o quien le puso el nombre leyó a Melville.

    En Barcelona siempre hubo querencia por las ballenas. Me gusta creerlo así. Cuando yo era pequeña nos llevaban a la playa del camping La ballena alegre.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Mendoza utilizó la anécdota de la ballena en uno de los relatos de su libro "tres vidas de santos"

    ResponderEliminar
  4. Enric: vale la pena ahondar en la noticia. Sé que le sabrás sacar jugo al evento.
    Amaltea: era una ballena disecada, aunque la ballena del anuncio de la Vanguardia se parece sospechosamente a la del camping "Ballena alegre", que veíamos al pasar camino de Castelldefels.
    JL: Tendré que hacerme con el libro de Mendoza.
    Gracias a todos por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar
  5. Jorge, te dejo el enlace al apunte sobre la relación entre las ballenas y la ciudad de Barcelona.

    http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2015/01/moby-dick-barcelona.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).