Ir al contenido principal

La escritura como hobby


Defiendo esa concepción del trabajo literario como producto nacido en el tiempo libre del autor. No infravaloremos los hobbies. En un hobby se puede meter toda la pasión, la fuerza y el talento del mundo. Schliemann era un aficionado que acabó desenterrando Troya. Hay que rechazar ese menosprecio de quien da por sentado que un escritor de fin de semana, esporádico, no es de fiar. Incluso hay quen rechazar el prejuicio en sentido inverso, que posiblemente da más en el clavo: que el escritor profesionalizado, en aras de su sustento, acaba agostado, bajando la guardia, escribiendo demasiado, forzándose y perdiendo el chispazo que surge sólo cuando uno se deja sorprender (...).
Claro que hay vidas y vidas de escritor. En realidad, seamos sinceros: lo que hasta el último mono querría es escribir una novelita de cien páginas, inspirada, genial, una obra maestra, en un mes o dos, y que tuviera tanto éxito que nos hiciera ricos, pero no para dejar nuestro trabajo nutricio de mecánico o maestro y ponernos a escribir como posesos, sino para dedicarnos diez meses al año a viajar, a tomar el sol, a ver cine, a oir música y a entregarnos a una docena de hobbies con la misma pasión con que nos tomábamos antes el hobby de escribir.

(Román Piña Valls, "La trituradora de ilusiones", en: La mala puta. Réquiem por la literatura española, de Miguel Dalmau y Román Piña Valls, Sloper, Palma de Mallorca, 2014)

Comentarios

  1. Claro que sí. ¿Qué escritor no desearía esa perspectiva de autor de éxito sin ataduras económicas? El Balzac atado a su banco, cafeinómano perdido, esclavo de la escritura no creo que sea la aspiración de ningún escritor.
    Ese libro me interesa. Es muy saludable desvestir de tópicos y solemnidad al oficio.

    ResponderEliminar
  2. Es un libro que, aunque no coincidas con todo lo que se dice, se deja de romanticismos e intenta ir a la cruda realidad.

    ResponderEliminar
  3. Jeje, muy bien Jorge, un post encantador. Verás, yo tengo la historia de una novela que se me ocurrió como un chispazo en mi pensamiento estando en un lugar que no puedo comentar. me pasó como a Vicky el Vikingo cuando se frotaba la nariz.
    Lo peor es que para escribirla creo que me llevaría años, disciplina, ayuda... Pero en realidad, la sinopsis la cuento en tres renglones (es lo que veo raro jaja).
    Si quieres saberla te lo digo por privado que me plagian y ala, me quedo sin mi obra :)

    ResponderEliminar
  4. A veces las mejores obras son las imaginadas y no escritas.
    Tengo curiosidad por saber de qué va tu historia.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).