Ir al contenido principal

Josep Pla: días de enero de 1956


Sabemos ahora por su diario, recogido en La vida lenta. Notas para tres diarios (1956, 1957, 1964) (Editorial Destino, 2014), lo que Josep Pla hacía, por ejemplo, en enero de hace cincuenta y nueve años. Se acuesta tarde se levanta tarde.Trabaja en dos obras a la vez, Viatge a Catalunya y Barcelona y escribe los artículos semanales para Destino. Por las noches, en la cama, lee el Diccionario filosófico de Voltaire, la Vida de Johnson de Boswell, el Bismarck de Banville, y revistas como New Yorker, Il Borghese o Le Figaro Littéraire.
Invierno duro. Fuera sopla la tramontana y dentro, en el mas de Llofriu, hace un frío glacial (10º en la sala). La muerte de su viejo amigo Manuel Brunet le afecta. Baja a Barcelona en una ocasión, se ve con el editor Vergés y con Vicens Vives. La situación política le asquea ("El peor mal que ha hecho Franco es haber instaurado y fomentado, para mantenerse, la inmoralidad en España").
Las cenas suele hacerlas en Palafrugell, en el restaurante Cal Miquel, con sus amigos. Tertulia hasta la madrugada. Bebe demasiado. ("El acohol de ayer me ha hecho pasar una noche de excitación sensual y mental"). Tiende a deprimirse ("Qué vida aburrida y extraña. Es un suicidio lento pero asegurado"). Hay días que no se levanta de la cama. Escribir le fatiga. Leer le fatiga. "Me hago viejo", escribe (y no ha cumplido los sesenta años).    

Comentarios

  1. Cuando leo a Pla, el fragmento que citas en un buen ejemplo, concluyo que al escritor, tan bien dotado para la descripción y el relato forense, le fallaba el élan vital. Ese desajuste le consumía y privaba del disfrute de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Sólo he leído El cuaderno gris hace bastantes años por que lo encontré por casa. Y recuerdo que me enamoró. Me quedo con eso.

    ResponderEliminar
  3. En Pla, como en todos los escritores, hay una cara "a" y una cara "b". En estos diarios encontramos su cara "b", que solo conocían unos pocas personas de su círculo íntimo. Nos muestra más dudas e inseguridades de las que podríamos pensa,r a juzgar por su obra literaria.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bárbaro!, un monstruo que muestra su debilidad sin miedos y excelente escritor con su pequeña peculiariadad: su punto de locura. Quizás, puede que esa locura es lo que le mantenía vivo.
    Es así como siento a estos escritores, pero pueden corregirme.

    ResponderEliminar
  5. Lástima que no nos dejase más diarios com o este.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…