Ir al contenido principal

Consejo para los tiempos que corren




Gastar cuando sea menester, y ahorrar, o Estrechar los gastos, en los demás tiempos.

(Antoni Fiter i Rossell, Manual Digest. de las Valls neutras de Andorra, 1748. Trad. J.O.)

Comentarios

  1. Y no es nada despreciable el consejo, quien lo siga se asegura (salvo fatal contrariedad) un final prudente y apacible en lo económico.
    Linda portada.

    ResponderEliminar
  2. Como vulgarmente se dice la prudencia es la madre de la ciencia.

    ResponderEliminar
  3. Jorge: Por aspectos laborales me encontré con un escrito tuyo, hace un par de años... por el mismo motivo tuve que devolver el ejemplar. He tratado de adquirí el libro pero me he encontrado con dificultades y falsas promesas de las librerías locales en mi país. Incluso en el aspecto electrónico no he podido comprar tus publicaciones. Me he aventurado a escribirte para saber si tienes algún distribuidor de tus obras en México.
    Gracias por tu atención. Un abrazo y mi gratitud por los placenteros momentos que diste a mi vida, mediante "Perdido Edén".

    ResponderEliminar
  4. Heber: Puedes contactar conmigo via correo electrónico (ordazg@hotmail.com) y veremos la mejor manera de conseguir el libro. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).