Ir al contenido principal

Las Cartas de Feijoo


Ayer se clausuró en Oviedo el III Simposio Internacional Con la razón y la experiencia: Feijoo, 250 años después, organizado por el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII. En el  simposio participaron más de cincuenta especialistas procedentes de una treintena de universidades de ocho países, los cuales analizaron los múltiples aspectos de la obra de Feijoo (literarios, científicos, filosófícos, etc). Dentro de los actos programados tuvo lugar la presentacióin del primer tomo de las Cartas eruditas y curiosas, de Benito Jerónimo Feijoo, a cargo de D. Francisco Aguilar Piñal.
Las Cartas (1742-1760, 5 vol) son junto al Teatro crítico universal la obra cumbre del P. Feijoo, y en cierta medida viene a ser su continuación por vía "epistolar". Aunque los objetivos y líneas temáticas son similares en ambas obras, en las Cartas se observan, entre otros rasgos, y como se desprende del extenso y documentado "Estudio introductorio" hecho por Inmaculada Urzainqui, el superior espacio concedido a proponer a gobernantes y autoridades medidas de política social y cultural que favorezcan el progreso del país, así como una mayor preocupación por orientar el sentido moral de sus lectores.   
La publicación de esta obra se enmarca dentro del proyecto de las Obras completas del P. Feijoo que desde hace tiempo viene llevando a cabo el IFES.XVIII, centro que, con la colaboración del Ayuntamiento de Oviedo y la editorial KRK, ha publicado el presente volumen. La edición crítica ha corrido a cargo de Inmaculada Urzainqui y Eduardo San José, habiendo tenido como colaboradores a Víctor Álvarez Antuña, Pedro Álvarez de Miranda, Silverio Cerra Suárez (desgraciadamente fallecido hace unos meses, y a quien junto con José Miguel Caso González va dedicado este tomo) y Jorge Ordaz Gargallo.   

Comentarios

  1. Quizás sería muy pertinente enviar un ejemplar a quienes dirigen la "cosa pública", a ver si se les ilumina la neurona.

    ResponderEliminar
  2. Habría primero que decirles quién fue Feijoo, y aun así me temo que no le harían ni caso.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Jorge, más de una podemos equivocarnos en vez de con las cartas de Feijoo con las recetas de fideos fideuá.
    Hay que saber un poquito de todo. ¡Ay!.

    ResponderEliminar
  4. Perdona, que yo aún así, la entrada me la tomo muy en serio:)

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Feijoo también tenía su sentido del humor...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.