Ir al contenido principal

Algo que decir

Thomas Wolfe (1900-1938)

    Tengo que deciros una cosa:
     Me fue dicho algo en la noche, quemando los cirios del año que se desvanecía; en la noche ha hablado algo y me ha dicho que moriré, no sé dónde. Al perder la tierra que conocemos por un conocimiento mayor, al perder la vida que tenemos por una vida mayor y al dejar a los amigos a los que queremos por un amor mayor, los hombres encontramos una tierra más amable que nuestros hogares, más amplia que la tierra.
     En donde están enterrados los pilares de  esta tierra, hacia los cuales tienden los espíritus de las naciones, hacia los cuales se estira la conciencia del mundo, hacia allí se levanta un viento y fluyen los ríos.

(Thomas Wolfe, Tengo algo que deciros, Luis de Caralt, Barcelona. 1964. Traducción: F, Santos Fontenla)
 

Comentarios

  1. Es una declaración muy apropiada para leerla en un funeral.Consuela.

    ResponderEliminar
  2. Qué maravillos texto. Lo que no somos capaces de encontrar en esta vida de la que somos consciente, lo esperamos en otra de la que no tenemos ni idea.
    Algo que decir con esa debilidad y sensibilidad para convertirse en un monstruo encantado por una sabiduria eterna.

    Muchas gracias Jorge, no conocía este texto.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Amaltea y L.N.J. por vuestras palabras. Realmente Wolfe sabe cómo llegar hondo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).