Ir al contenido principal

Sueños de riolita



No es frecuente que en el título de una novela aparezca el nombre de una roca, pero Jordi Morell ha publicado la novela Islàndia. Somnis de riolita (Raig Verd Editorial, 2014) en la que se alude a una roca ígnea no muy común. El nombre de riolita deriva de la palabra griega para "flujo" y fue acuñado por el geólogo Ferdinand von Richtofen para las rocas volcánicas de composición química rica en sílice, equivalentes extrusivos del granito. Desde el punto de vista mineralógico la riolita está formada esencialmente por cuarzo, sanidina y plagioclasa, yendo su textura de vítrea a porfídica. En Islandia es relativamente abundante, tanto en los volcanes extintos como en los activos.
La novela narra las peripecias de una serie de personajes que se encuentran casualmente en Islandia y cuyos destinos acaban por entrecruzarse. Dos de ellos forman una pareja mayor, Alain profesor de geología y su esposa también geóloga, para los que el viaje a Islandia viene a culminar el sueño de sus vidas desde la lectura, en su lejana infancia, de Viaje al centro de la Tierra de Jules Verne, cuyo arranque, como es sabido, se sitúa en dicha isla. Los impresionantes paisajes de Islandia, con sus glaciares y campos de lava, constituyen el escenario principal de la novela, con especial protagonismo para el volcán Snaefelljökull, la catarata de Gullfoss y las termas de  Landmannalaugar. Como dice el narrador en un momento dado refiriéndose a la pareja de geólogos: "Las maravillas que les ofrece este paraje siempre las habían imaginado pasadas por el tamiz de la ciencia, que las contextualizaba y las explicaba mediante explosiones de magma rico en silicio y cristalalizado en forma de piedras de colores." 

Comentarios

  1. Muchas gracias por la reseña Jorge, con tu permiso la hemos linkado:
    https://www.facebook.com/pages/Isl%C3%A0ndia-somnis-de-riolita/318737914943757?ref=hl

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).