Ir al contenido principal

Sueños de riolita



No es frecuente que en el título de una novela aparezca el nombre de una roca, pero Jordi Morell ha publicado la novela Islàndia. Somnis de riolita (Raig Verd Editorial, 2014) en la que se alude a una roca ígnea no muy común. El nombre de riolita deriva de la palabra griega para "flujo" y fue acuñado por el geólogo Ferdinand von Richtofen para las rocas volcánicas de composición química rica en sílice, equivalentes extrusivos del granito. Desde el punto de vista mineralógico la riolita está formada esencialmente por cuarzo, sanidina y plagioclasa, yendo su textura de vítrea a porfídica. En Islandia es relativamente abundante, tanto en los volcanes extintos como en los activos.
La novela narra las peripecias de una serie de personajes que se encuentran casualmente en Islandia y cuyos destinos acaban por entrecruzarse. Dos de ellos forman una pareja mayor, Alain profesor de geología y su esposa también geóloga, para los que el viaje a Islandia viene a culminar el sueño de sus vidas desde la lectura, en su lejana infancia, de Viaje al centro de la Tierra de Jules Verne, cuyo arranque, como es sabido, se sitúa en dicha isla. Los impresionantes paisajes de Islandia, con sus glaciares y campos de lava, constituyen el escenario principal de la novela, con especial protagonismo para el volcán Snaefelljökull, la catarata de Gullfoss y las termas de  Landmannalaugar. Como dice el narrador en un momento dado refiriéndose a la pareja de geólogos: "Las maravillas que les ofrece este paraje siempre las habían imaginado pasadas por el tamiz de la ciencia, que las contextualizaba y las explicaba mediante explosiones de magma rico en silicio y cristalalizado en forma de piedras de colores." 

Comentarios

  1. Muchas gracias por la reseña Jorge, con tu permiso la hemos linkado:
    https://www.facebook.com/pages/Isl%C3%A0ndia-somnis-de-riolita/318737914943757?ref=hl

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.