Ir al contenido principal

Modiano



Una vez más, la Academia Sueca ha hecho pedazos las quinielas de eternos favoritos al premio Nobel de Literatura y ha galardonado al francés Patrick Modiano. A diferencia de otros años, esta vez el ganador no solo me era conocido, sino que lo he leído, y con gusto.

Entre las motivaciones del premio están el "arte de la memoria" y su evocación de "los destinos humanos más inaprensibles", que es algo vago y genérico que lo mismo sirve para un autor que para otro. (Por cierto, he leído en un diario digital muy visitado que a Modiano lo han premiado por El arte de la memoria, como si fuese un libro suyo; en otros periódicos en vez de "inaprensibles" han traducido "inasibles", "imperceptibles" e incluso "incomprensibles". O sea, lo que Josep Pla quería decir con "inaferrable").
Como anécdota personal diré que una novela suya, Exculpación, inauguró, junto a una mía, Las confesiones de un bibliófago, la colección Calpe Narrativa en 1989.

Comentarios

  1. Y si no se sabe, se deja pasar..., y hay que saber de tantas cosas para saber de su certeza.
    En fin, buen post.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).