Ir al contenido principal

Crusat


Sabía de Paulina Crusat por su excelente Antología de poetas catalanes contemporáneos, publicada en la colección Adonais, pero hasta hace poco no había leído nada de su narrativa. Nacida en Barcelona en 1901 creció en un ambiente acomodado y favorable a su vocación literaria, que sintió desde muy joven. En 1917 se casó y fijó su residencia en Sevilla, donde moriría en 1981. En 1953 publicó la novela Mundo pequeño y fingido, hoy inencontrable, pero que Llorenç Villalonga consideraba una de las mejores novelas de la posguerra. Más tarde publicaría Aprendiz de persona (1956) y Las ocas blancas (1959), que constituyen el ciclo novelístico "Historia de un viaje". Durante quince años, de 1953 a 1968, tuvo a su cargo la sección "Letras catalanas" de la revista Ínsula.
Las ocas blancas (hay reedición de 2009 por Visor Libros), de reminiscencias autobiográficas, narra, con extraordinaria sensibilidad y riqueza de matices, los amores y desamores de un grupo de jóvenes casaderas de la burguesía barcelonesa en 1917. Su enfoque estilístico y su prosa morosa, proustiana, la alejan del tradicional realismo costumbrista imperante en la época y la acercan a escritoras del ámbito anglosajón, como Virginia Woolf o Rosamond Lehmann. Las primeras ochenta páginas de Las ocas blancas transcurren en un solo escenario, el Gran Teatre del Liceu, a lo largo de una representación de ópera, y es un verdadero tour de force narrativo: "Los hombres se han levantado para ir a fumar y a mirar. Las mujeres están inmóviles en sus puestos, y en el mapa de la sala dibujan contornos de islas y tierra firme en torno a los cuales avanza o se retira el flujo masculino. Mar incógnito, mar proceloso (...) Y Adela Mauri, mirando a su alrededor, ve que la marea ha depositado una pechina al alcance de la mano...". 

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?