Ir al contenido principal

Un poema de Fernández Valdés



CAMELANCIA
(Parodia)

         Cifra insigne de la razas, de los pueblos y legiones,
       es el mástil, regia antorcha donde el paño simboliza.  
                                                 Alfredo Alonso

    Cifra hiparca de las filgas de hipogéticos trifones,
tu rubalda petriñada, por los calcos (1) se desliza,
y en las crumas (2) petulosas, tu pañógrafo se riza
con el gelco hipnotizado de muqueldos y sifones.
Por las crestas de los gardos, en necrólicos crespones,
un perusco (3) de mangantes y de melfos cascatiza,
y el cabello pelumbroso, retruncido se aromiza,
parsifado por las chungas de mil góticas regiones.
Cuando el cuenco (4) saturado de chicarros restañidos
se refolgue por los tucos del filón de la sopera
y el pintojo chorizante se agarrice a la maroma,
es que el mutis donjuanesco de los ringos (5) comprimidos,
se envolviza en los pañales de una tétrica churrera,
o se enrosca en los palpufos de la tralla del axioma.

(1) Mirlotos atrunculados de forma rectangular.
(2) Banastas profundas hechas con moquiza del Cáucaso. No tienen refulcos como las barragas.
(3) Prunfo cristalizado, con dos mamuzas de cobre. Fue introducido en España por Mitronciano VI.
(4) Salvas que hacían los fenicios en las proclamaciones de los reyes.
(5) Pelmazoide jiñante de la especie de los cacundas.      


(Luis Fernández Valdés, "Ludi", Un kilo de versos. Gijón, 1915)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).