Ir al contenido principal

Uhlman


En el Museu Municipal de Tossa de Mar hay una buena representación de obras de artistas extranjeros que, en un momento u otro del siglo pasado, pasaron por dicha localidad: Marc Chagall, André Masson, Olga Sacharoff, Oscar Zügel... Algunos eran judíos que habían huído del régimen hitleriano en los años treinta. Entre ellos estaba el abogado y pintor Fred Uhlman (aunque en mi visita al museo no vi ningún cuadro suyo).
Uhlman había nacido en Stuttgart en 1901 y llegó Tossa el 1º de abril de 1936, procedente de París. En su libro autobiógráfico The Making of an Englishman (1960) (hay traducción castellana, Brilla el sol en París, 2000), narra Uhlman en uno de sus capítulos su estancia en el pueblo marinero y el estallido de la guerra civil, que trastocó sus planes y el de otras artistas y refugiados (véase para la vida en Tossa durante la guerra Un hotel en la Costa Brava, de Nancy Johnstone, 2013). Uhlman logra viajar a Inglaterra y en Londres establecerá su residencia hasta su muerte en 1985.
En 1977 publicó Reencuentro, una nouvelle, con prólogo de Arhur Koestler, en el que cuenta una bella historia de amistad entre dos adolescentes en la Alemania de 1932, cuando "la política era cuestión de adultos y nosotros debíamos resolver nuestros propios dilemas". Y entre estos dilemas, el más apremiante consistía "en descubrir la mejor forma de aprovechar la vida, lo cual era muy distinto a dilucidar qué sentido tenía, si es que tenía alguno, y cuál sería la condición humana en ese cosmos alarmante e inconmensurable".

Comentarios

  1. Que buena lectura Jorge, parece que vivir una guerra hace pasar por alto su principales motivos y refugiarse en aquellos que son sencillos e imprescindibles.
    Vivir la vida y no buscarle tanto su razón. Tenía un amigo que falleció dos años, siempre me decía que la vida es un campo de concentración.
    De todas las maneras, que brille el sol.

    De todas maneras creo que un artista siempre tiene recursos para ello.

    Muchas gracias, no conocía a Uhlman; ni a tantos...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, mi amigo no falleció sólo dos años, falleció hace dos años. No vaya a ser que se entienda que ha resucitado:).

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay algo a lo que agarrarse, por mal que vayan las cosas. A algunos el arte les salvó la vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. inconmensurable.....me gusta ese adjetivo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…