Ir al contenido principal

Hombres de piedra



¿Hombres o piedras?, de Archie Lowan (pseudónimo de Luis Bayarri Lluch), salió en la colección "Luchadores del Espacio", de Editorial Valenciana, en 1963. Es una fantasía científica en la que salen nada menos que dos geólogas. Una es Mary Duval, catedrática de Geología y Espeleología; la otra es Dorothy Lotan, Jefa del Laboratorio Geológico. La primera está convencida de que en una sima llamada "Golat", en Marte, se encuentra un raro mineral de extrañas propiedades, la klivotarinapirita, descubierto sobre el papel por los profesores Klivo y Tarín. Segun estos mineralogistas dicho mineral desprende, sometido a un tratamiento de altas presiones y elevada temperatura, un gas de excepcionales aplicaciones: las de generar, por sí solo, vida. La doctora Lotan es elegida para formar parte de una expedición a Marte para explorar la sima "Gotan".
A partir de este momento la historia adquiere un tono de aventura claramente derivado de Viaje al centro de la Tierra y El mundo perdido. Los expedicionarios desciendan por la sima, llegan a un lago subterráneo de aguas turquesas, recorren galerías alucinantes de rocas fosforescentes y se enfrentan con monstruos amenazantes, en particular con unos enigmáticos "hombres de piedra":
"El espectáculo que contemplaron fue algo capaz de cortar la respiración. Las rocas comenzaban a animarse en derredor suyo, saliendo de entre ellas más de una veintena de hombres de piedra (...) Cayeron muchos de estos monstruos de pesadilla, pero surgían de todas partes y pronto fue imposible utilizar las armas. Entonces, tuvieron que defenderse con los puños. La lucha fue a muerte y sin cuartel. Pero esta vez, las cosas no se presentaron para los terrícolas ni tan claras ni tan fáciles como hasta ahora. Aquellos monstruos sabían luchar y eran duros, como la misma roca de que estaban formados sus cuerpos".Como es usual en estos casos, el traidor forma parte de la expedición.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…