Ir al contenido principal

Feijoo

Se cumplen hoy 250 años de la muerte de Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764). Nada mejor para rendirle homenaje que acudir a sus obras, para comprobar, entre otras cosas, su sorprendente actualidad. Una de las maneras de hacerlo es leyendo el libro recién aparecido Lidiando con sombras, una antología del P. Feijoo, editada por Ediciones Trea y el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII, cuyos textos han sido seleccionados por Elena de Lorenzo Álvarez, Rodrigo Olay Valdés y Noelia García Díaz.
He aquí, a modo de muestra, un breve pasaje del discurso "La política más fina" (Teatro Crítico Universal, 1,4, 1726):

§ XIII.43  Las verdaderas artes de mandar son elegir ministros sabios y rectos, premiar méritos y castigar delitos, velar sobre los intereses públicos y ser fiel en las promesas. De este modo se asegura el respeto, el amor y la obediencia de los súbditos mucho más eficazmente que con todo el complejo de esotras sutilezas políticas o razones de Estado, misterio depositado en las mentes de los áulicos que, como cosa sacratísima, jamás se deja ver por entero ni sale a público, sino cubierta de un velo muy opaco; siendo en la mayor parte solo un fantasma ridículo o ídolo vano que con nombre de deidad se da a adorar al ignorante vulgo. La razón de Estado es el universal motor del Imperio y razón de todo, sin serlo de nada. Si se pregunta por qué se hizo esto, se dice que por razón de Estado; si por qué se omitió lo otro, también por razón de Estado.
44. Si por razón de Estado se entiende la prudencia política, ¿por qué no se nombra con esta voz, que es harto mejor? Pues el nombre de prudencia política significa una virtud moral; y el nombre de razón de Estado no sabemos qué significa.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…