Ir al contenido principal

Fantasmal aparición del héroe


     Y, de repente, un trueno horrísono descargó allá fuera, iluminando toda la estancia con una llamarada lívida que desgarró brutalmente el negro cielo nocturno del que caían  torrentes de agua.
     Un golpe violento de aire abrió la puerta de nuevo, con áspero crujido de madera vieja y goznes chirriantes. Scott y la joven volvieron hacia allá la cabeza, sobresaltados.
     El último fulgor del chispazo celeste llegó todavía a alumbrar una silueta larga, impresionante, oscura y fantasmal, erguida en el umbral de la entrada, a contraluz del relámpago.
     Y una voz extraña, profunda, fría y sin marices, retumbó roncamente:
     -Buenas noches, señores. ¿Pueden alojar aquí por unas horas a un viajero perdido en medio de la tormenta?

(Kent Davis, Forajidos en la noche. Colección Far West, Editorial Astri, 2000)

Comentarios

  1. Pues a mí me gusta muchísimo como aparece: sin maletas, sin ticket de ida y vuelta... ¡qué bien! :)
    Esto sólo lo hacen los héroes y puede que también, los vagabundos. Pero ¿existen los primeros?.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me temo que cada vez hay menos héroes como los de antes. O mejor dicho: los héroes actuales son gente corriente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mira Jorge qué curioso, he buscado en la famosa wikipedia y viene los rasgos según el héroe.
    Yo no lo sabía:

    http://es.wikipedia.org/wiki/H%C3%A9roe

    ResponderEliminar
  4. Curioso, sí. Gracias por la información.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…