Ir al contenido principal

Fantasmal aparición del héroe


     Y, de repente, un trueno horrísono descargó allá fuera, iluminando toda la estancia con una llamarada lívida que desgarró brutalmente el negro cielo nocturno del que caían  torrentes de agua.
     Un golpe violento de aire abrió la puerta de nuevo, con áspero crujido de madera vieja y goznes chirriantes. Scott y la joven volvieron hacia allá la cabeza, sobresaltados.
     El último fulgor del chispazo celeste llegó todavía a alumbrar una silueta larga, impresionante, oscura y fantasmal, erguida en el umbral de la entrada, a contraluz del relámpago.
     Y una voz extraña, profunda, fría y sin marices, retumbó roncamente:
     -Buenas noches, señores. ¿Pueden alojar aquí por unas horas a un viajero perdido en medio de la tormenta?

(Kent Davis, Forajidos en la noche. Colección Far West, Editorial Astri, 2000)

Comentarios

  1. Pues a mí me gusta muchísimo como aparece: sin maletas, sin ticket de ida y vuelta... ¡qué bien! :)
    Esto sólo lo hacen los héroes y puede que también, los vagabundos. Pero ¿existen los primeros?.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me temo que cada vez hay menos héroes como los de antes. O mejor dicho: los héroes actuales son gente corriente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mira Jorge qué curioso, he buscado en la famosa wikipedia y viene los rasgos según el héroe.
    Yo no lo sabía:

    http://es.wikipedia.org/wiki/H%C3%A9roe

    ResponderEliminar
  4. Curioso, sí. Gracias por la información.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…