Ir al contenido principal

Vinyoli



Este señor con cara de enfurruñado podría pasar por el poeta Philip Larkin. Pero no lo es. Se trata de Joan Vinyoli, también poeta, de quien se cumplen hoy los cien años de su nacimiento.
Joan Vinyoli i Pladevall es uno de los más importantes poetas catalanes de la segunda mitad del siglo XX. Nunca logró la nombradía y la populatridad de otros poetas coetáneos, como Foix, Espriu o Ferrater, pero su obra poética brilla con singular fuerza y esplendor.
De formación autodidacta (sus estudios se vieron truncados a causa de la guerra civil), sus inicios poéticos están marcados por el existencialismo y la influencia de la poesía alemana, en especial de Rilke y Hölderlin. Esta influencia se irá desvaneciendo a partir de los años cincuenta, de modo que en los libros El callat (1956) y Realitats (1963), muestra ya un mayor apego a la realidad y la presencia de la vida diaria. En estos años, sin embargo, la voz de Vinyoli no sobrepasa la de un círculo minoritario, y no es hasta 1970, con la publicación de Tot és ara i res (1970), cuando Vinyoli empieza a gozar de una mayor difusión y repercusión hasta alcanzar su consagración con la edición de su Poesía completa 1937-1975, con una reveladora introducción de Joan Teixidor. Posteriormente vendrían otras obras, como Vent d'aram (1976), que inaugura su última etapa, más centrada en el amor y la muerte, y empieza a recibir premios. Muere en 1984, año en que se publican sus Versions de Rilke. Principio y final. 

Comentarios

  1. Sabía que este año se celebraba su centenario pero no el día concreto. Un extraordinario poeta al que llegué gracias a Juan Luis Panero. Tengo varias traducciones de su obra: la de Lourdes Güell y F. Valls (Visor), y la de Marzal y Enric Soria (Pre-Textos). Y sí, tiene un aire a P. Larkin, aunque tengo la sospecha de que no era tan cascarrabias como el bibliotecario de Hull.

    ResponderEliminar
  2. Buenas traducciones para buena poesía.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…