Ir al contenido principal

Muir

John Muir (1838-1914)
 
El naturalista John Muir es una figura relevante en la historia del conservacionismo y ambientalismo americanos. Nacido en Escocia emigró con su familia a los Estados Unidos, asentándose en una granja en Wisconsin. Estudió botánica y geología en la universidad de Wisconsin. Desde 1863, cuando dejó la universidad, y 1868, en el que se instaló durante seis años en una cabaña en el valle de Yosemite, siguiendo las enseñanzas de su admirado Thoreau, Muir viajó miles de millas a pie desde Canadá hasta Florida y México. Exploró también Alaska, contribuyendo a los estudios de glaciología. 
A lo largo de su vida Muir luchó contra la destrucción paisajística provocada por la explotación comercial e industrial y en favor de la preservación de los ambientes naturales. Fundó el Sierra Club y sus artículos y libros sobre Yosemite y otros entornos naturales de gran belleza en la Sierra de California fueron decisivos en el desarrollo del movimiento de los Parques nacionales estadounidenses.
En sus libros, como The Mountains of California (1894), The Yosemite (1912) o Travels in Alaska (1915) se muestra como un excepcional observador de la naturaleza. Sus escritos destacan por su amor a los animales y a los árboles y rocas que forman bosques y montañas.Su prosa está salpicada de detalles geológicos. Así, por ejemplo, en My First Summer in the Sierra (1911), Muir asciende a la cumbre del Monte Hoffman. Su descripción de las vistas desde la cima son espléndidas, combinando lo rapsódico con el léxico científico: "La superficie del terreno, tan aburrido y adusto a primera vista (...) brilla y centellea con cristales: mica, hornblenda, feldespato, cuarzo, turmalina (...) cada uno con sus destellantes rayos de colores como lanzas..."

Comentarios

  1. Un escritor y explorador curioso, este señor Muir.

    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  2. En EE.UU. es muy conocido. Aquí no hace falta decir que no.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.