Ir al contenido principal

Muerte en plomo




    Fabray sonrió malignamente. Su mano descendió rápida hacia el revólver. También Mullendore hizo lo propio.
    Todos vieron cómo en la mano de Roy Leiver (...) aparecía un revólver y surgían dos llamaradas.
    Todo en décimas sde segundo. Como por arte de magia. Aquella mano parecía llevada por el diablo.
    Fabray y Mullendore se derrumbaron junto con sus revólveres. Los dos llevaban una estrella de sangre en la frente, en el lugar exacto por donde les había entrado la muerte en plomo.

(Robert Keating, A punta de látigo. Colección Rutas del Oeste, Ediciones Toray, 1967)



   

Comentarios

  1. ¡Menuda puntería tenia Leiver! Y luego se tomaría un trago, como es natural, después del esfuerzo muñequil.

    ResponderEliminar
  2. Estos hombres, siempre matando. Desde luego... :)

    http://youtu.be/69U41WklpbI

    ResponderEliminar
  3. Conocí a Robert Keating, cuyo verdadero nombre era Fernando López Quirós, en sus últimos años, cuando vivía en Pola de Siero (Asturias). Era un hombre de lo más pacífico y afable. Le dediqué una entrada en este blog (12-2-2010).

    ResponderEliminar
  4. Gracias Jorge, leeré la entrada detenidamente. Me gusta que me cuentes estos detalles.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).