Ir al contenido principal

Mil

Si el contador de Blogger no me engaña, esta es la entrada número 1.000 de este blog.
Si me llegan a decir, cuando empecé "Obiter dicta" en septiembre de 2006, que alcanzaría el millar de posts, no me lo hubiera creído.
Pero, con la ayuda de todos ustedes, lectores amigos, esto ha sido posible.
Mi más sincero agradecimiento.
El lema con el que inauguraba la primera entrada era: Ne quid nimis (nada en demasía).
Espero seguir manteniéndolo.

Comentarios

  1. Pues vamos a darle un toque algo sí de picaresco, clásico...
    si me permites, claro.

    http://www.youtube.com/watch?v=3X9LvC9WkkQ&list=RDmmCnQDUSO4I&feature=share

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Llegué tarde, pero llegué. Bienvenido sea el encuentro y enhorabuena por estar en el camino.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros, L.N.J. y Enric, por seguirme.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus escritos.

    Reciba los saludos de su lector.

    ResponderEliminar
  5. A por las 2.000, don Jorge. Aquí las esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos. En ello estamos.

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir a por otras mil...pero como ya lo han puesto diré, a por las tres mil!!!

    ResponderEliminar
  8. Las entradas se acumulan y la calidad siempre prevalece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4/6/14 9:43

    Enhorabuena. Mi sección preferida: GEOLETRAS. Bernardo R. ("El devenir de la ciencia")

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Airin, Jan y Bernardo, por vuestras palabras.
    Bernardo: Precisamente la siguiente va a ser de "Geoletras".

    ResponderEliminar
  11. Lo celebro, Jorge. Enhorabuena. Y que el blog siga por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades, Jorge. Te sigo desde hace años, me gusta el blog porque nunca sé qué voy a encontrar, es como ir al mercado, siempre hay algo inesperado que me gusta, desde los diálogos de Pulp fiction -con sus buenas ilustraciones- al rescate de poetas y escritores que pocos conocen y que demuestra tu bibliofagia, tan auténtica como inacabable. Pou de sabiduria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Francisco y Amaltea, por vuestra fidelidad al blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo5/6/14 12:38

    Molt be Jordi, tu segueix eixís ... jo no soc molt col.laboradora en comentar però si en llegir i està al dia del teu bloc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…