Ir al contenido principal

Mil

Si el contador de Blogger no me engaña, esta es la entrada número 1.000 de este blog.
Si me llegan a decir, cuando empecé "Obiter dicta" en septiembre de 2006, que alcanzaría el millar de posts, no me lo hubiera creído.
Pero, con la ayuda de todos ustedes, lectores amigos, esto ha sido posible.
Mi más sincero agradecimiento.
El lema con el que inauguraba la primera entrada era: Ne quid nimis (nada en demasía).
Espero seguir manteniéndolo.

Comentarios

  1. Pues vamos a darle un toque algo sí de picaresco, clásico...
    si me permites, claro.

    http://www.youtube.com/watch?v=3X9LvC9WkkQ&list=RDmmCnQDUSO4I&feature=share

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Llegué tarde, pero llegué. Bienvenido sea el encuentro y enhorabuena por estar en el camino.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros, L.N.J. y Enric, por seguirme.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus escritos.

    Reciba los saludos de su lector.

    ResponderEliminar
  5. A por las 2.000, don Jorge. Aquí las esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos. En ello estamos.

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir a por otras mil...pero como ya lo han puesto diré, a por las tres mil!!!

    ResponderEliminar
  8. Las entradas se acumulan y la calidad siempre prevalece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4/6/14 9:43

    Enhorabuena. Mi sección preferida: GEOLETRAS. Bernardo R. ("El devenir de la ciencia")

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Airin, Jan y Bernardo, por vuestras palabras.
    Bernardo: Precisamente la siguiente va a ser de "Geoletras".

    ResponderEliminar
  11. Lo celebro, Jorge. Enhorabuena. Y que el blog siga por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades, Jorge. Te sigo desde hace años, me gusta el blog porque nunca sé qué voy a encontrar, es como ir al mercado, siempre hay algo inesperado que me gusta, desde los diálogos de Pulp fiction -con sus buenas ilustraciones- al rescate de poetas y escritores que pocos conocen y que demuestra tu bibliofagia, tan auténtica como inacabable. Pou de sabiduria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Francisco y Amaltea, por vuestra fidelidad al blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo5/6/14 12:38

    Molt be Jordi, tu segueix eixís ... jo no soc molt col.laboradora en comentar però si en llegir i està al dia del teu bloc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.