Ir al contenido principal

Mil

Si el contador de Blogger no me engaña, esta es la entrada número 1.000 de este blog.
Si me llegan a decir, cuando empecé "Obiter dicta" en septiembre de 2006, que alcanzaría el millar de posts, no me lo hubiera creído.
Pero, con la ayuda de todos ustedes, lectores amigos, esto ha sido posible.
Mi más sincero agradecimiento.
El lema con el que inauguraba la primera entrada era: Ne quid nimis (nada en demasía).
Espero seguir manteniéndolo.

Comentarios

  1. Pues vamos a darle un toque algo sí de picaresco, clásico...
    si me permites, claro.

    http://www.youtube.com/watch?v=3X9LvC9WkkQ&list=RDmmCnQDUSO4I&feature=share

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Llegué tarde, pero llegué. Bienvenido sea el encuentro y enhorabuena por estar en el camino.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros, L.N.J. y Enric, por seguirme.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus escritos.

    Reciba los saludos de su lector.

    ResponderEliminar
  5. A por las 2.000, don Jorge. Aquí las esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos. En ello estamos.

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir a por otras mil...pero como ya lo han puesto diré, a por las tres mil!!!

    ResponderEliminar
  8. Las entradas se acumulan y la calidad siempre prevalece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4/6/14 9:43

    Enhorabuena. Mi sección preferida: GEOLETRAS. Bernardo R. ("El devenir de la ciencia")

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Airin, Jan y Bernardo, por vuestras palabras.
    Bernardo: Precisamente la siguiente va a ser de "Geoletras".

    ResponderEliminar
  11. Lo celebro, Jorge. Enhorabuena. Y que el blog siga por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades, Jorge. Te sigo desde hace años, me gusta el blog porque nunca sé qué voy a encontrar, es como ir al mercado, siempre hay algo inesperado que me gusta, desde los diálogos de Pulp fiction -con sus buenas ilustraciones- al rescate de poetas y escritores que pocos conocen y que demuestra tu bibliofagia, tan auténtica como inacabable. Pou de sabiduria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Francisco y Amaltea, por vuestra fidelidad al blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo5/6/14 12:38

    Molt be Jordi, tu segueix eixís ... jo no soc molt col.laboradora en comentar però si en llegir i està al dia del teu bloc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…