Ir al contenido principal

Mil

Si el contador de Blogger no me engaña, esta es la entrada número 1.000 de este blog.
Si me llegan a decir, cuando empecé "Obiter dicta" en septiembre de 2006, que alcanzaría el millar de posts, no me lo hubiera creído.
Pero, con la ayuda de todos ustedes, lectores amigos, esto ha sido posible.
Mi más sincero agradecimiento.
El lema con el que inauguraba la primera entrada era: Ne quid nimis (nada en demasía).
Espero seguir manteniéndolo.

Comentarios

  1. Pues vamos a darle un toque algo sí de picaresco, clásico...
    si me permites, claro.

    http://www.youtube.com/watch?v=3X9LvC9WkkQ&list=RDmmCnQDUSO4I&feature=share

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Llegué tarde, pero llegué. Bienvenido sea el encuentro y enhorabuena por estar en el camino.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros, L.N.J. y Enric, por seguirme.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus escritos.

    Reciba los saludos de su lector.

    ResponderEliminar
  5. A por las 2.000, don Jorge. Aquí las esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos. En ello estamos.

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir a por otras mil...pero como ya lo han puesto diré, a por las tres mil!!!

    ResponderEliminar
  8. Las entradas se acumulan y la calidad siempre prevalece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4/6/14 9:43

    Enhorabuena. Mi sección preferida: GEOLETRAS. Bernardo R. ("El devenir de la ciencia")

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Airin, Jan y Bernardo, por vuestras palabras.
    Bernardo: Precisamente la siguiente va a ser de "Geoletras".

    ResponderEliminar
  11. Lo celebro, Jorge. Enhorabuena. Y que el blog siga por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades, Jorge. Te sigo desde hace años, me gusta el blog porque nunca sé qué voy a encontrar, es como ir al mercado, siempre hay algo inesperado que me gusta, desde los diálogos de Pulp fiction -con sus buenas ilustraciones- al rescate de poetas y escritores que pocos conocen y que demuestra tu bibliofagia, tan auténtica como inacabable. Pou de sabiduria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Francisco y Amaltea, por vuestra fidelidad al blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo5/6/14 12:38

    Molt be Jordi, tu segueix eixís ... jo no soc molt col.laboradora en comentar però si en llegir i està al dia del teu bloc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.