Ir al contenido principal

Matute

Ana María Matute (1925-2014)


Con 17 años escribió su primera novela, Pequeño teatro, y ha muerto con 89 dejando una novela  inacabada, Demonios familiares.
Olvidado rey Gudú, publicada en 1996 tras años de silencio, marca un antes y un después en la obra de Ana María Matute. En esta novela encontró un territorio propio, un mundo mágico presidido por la fantasía y la fábula que caracterizó su última etapa como novelista.
"Hubo una época en que escribir una cosa no realista era muy complicado", dijo recientemente en una entrevista en La Vanguardia. Y, en efecto, este es el recuerdo que guardo de la lectura de La torre vigía (1971): el de ir a contracorriente del realismo y el experimentalismo que predominaban en aquel momento.  
Ana María Matute gozó de una envidiable longevidad vital y creativa. Su larga carrera literaria estuvo llena de premios y reconocimientos. Además, y no menos importante, fue una escritora que no solo suscitó admiración sino que se hizo querer.
Descanse en paz entre sus queridos elfos. 

Comentarios

  1. Hola, Jorge, nos gustaría reproducir tu comentario sobre Pedro Luis Ugalde en la web de ACEC, de Barcelona. Fui compañero de él en la fundación de la revista Hora de Poesía, de Javier Lentini. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Alberto, con mucho gusto podéis contar con ello, Sabía de ti y de otros miembros de la revista porque Pedro me había hablado muchas veces de ella. Se merece, claro, un recuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Leí en un artículo que contaba una pequeña anécdota: paseaba Ana María Matute por la calle cuando se cruzó con Luis Rosales. Ella llevaba folios desordenados y el poeta le preguntó qué tenía entre sus manos. A lo que ella respondío, estoy escribiendo un cuento, entonces él, le ofreció su ayuda para corregirlo y acabarlo.

    Me gustaba escucharla, una señora muy educada y con una placidez en el habla entrañable.

    Puede que me equivoque en la anécdota que cuento, pueden corregirme. Me encantan leerlas, pero después vuelan de mi memoria.

    Saludos

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …