Ir al contenido principal

González Mateos



Una de las más insólitas y estrafalarias autobiografías que conozco se debe a Santiago González Mateos, presbítero y beneficiado de la villa de Laguardia (La Rioja), quien en La vida trágica del Job del siglo XVIII y XIX (1809) nos cuenta sin tapujos los muchos lances y calaveradas de su disparatada vida. González Mateos, clérigo afrancesado que creía en Dios "a su manera", fue odiado y denunciado por sus vecinos y perseguido por la Inquisición. Para Javier Pérez Escohotado, que preparó la edición de este relato autobiográfico (Inventario de disidencias, suma de calamidades, Pepitas de Calabaza, 2010), la Vida de González Mateos "interesa no solo por su descarnado estilo narrativo, sino por el apicarado relato de las fortunas y advesidades de un incómodo sujeto, de un singular ejemplar".
He aquí un breve ejemplo:
" Entre los acasos y juveniles desatinos que como inconsiderado ejecuté, solo diré el siguiente, con solo el qual quedará el lector bien apestado, porque el asunto es de mierda: Juntos varios estudiantes a merendar, se trató por postre quién se comeria un quarteron de escremento; y yo, como menos escrupuloso, prometi egecutarlo; y como a mí es lo mismo dar palabra que cumplirla, se presentó a la mesa en un plato, el qual limpié mui bien, sin fastidio ni dasagrado (interin los espectantes rebentaban de asco solo en verme chupar los dedos); y aseguro que qualquiera que haga la esperiencia le sucederá lo mismo, especialmente cargandola bien de sal, porque es muy insipida y jauda..."

Comentarios

  1. Felicidades por la reedición de Confesiones de un bibliófago. Le dejo en enlace con mi reseña. Un cordial saludo. http://www.subverso.es/?p=3086

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Inma, por su extensa, detallada y positiva reseña.

    ResponderEliminar
  3. González Mateo por lo que se ve, le saca partido a todo.
    Me parece genial.

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Tipo pintoresco donde los haya.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…

Viaje sin salir de casa

He emprendido y ejecutado un viaje de cuarenta y dos días alrededor de mi habitación. Las interesantes observaciones que he hecho, y el placer continuo que he experimentado a lo largo del camino, me impulsaban a hacerlo público; la certeza de ser útil me ha decidido a ello. Mi corazón experimenta una satisfacción inefable cuando pienso en el número infinito de malhadados a los que ofrezco un recurso asegurado contra el aburrimiento y un alivio a los males que soportan. El placer que uno siente viajando por su habitación está libre de la envidia inquieta de los hombres; es independiente de la fortuna.
¿Existe, en efecto, un ser lo bastante desgraciado, lo bastante abandonado para no poseer un cuartucho donde retirarse y esconderse de todo el mundo? He aquí todos los aprestos del viaje.

(Xavier de Maistre, Viaje alrededor de mi habitación. Editorial Funambulista, 2007. Traducción de Puerto Anadón).