Ir al contenido principal

Un poema de Dylan Thomas

Dylan Thomas (1914-1953)


EN MI OFICIO O ABURRIDO ARTE

En mi oficio o aburrido arte
ejercitado en la noche en calma
cuando solamente la luna se enfurece
y los amantes yacen juntos
con todas las penas entre sus brazos,
yo trabajo cantando despreocupadamente
no por ambición o por pan
o por lisonja o vanidad de elogios
sobre los escenarios de marfil,
sino por el salario prosaico
de mi más secreto corazón.

No escribo desde la rugiente luna
sobre estas páginas de espuma
para el hombre orgulloso y solitario
ni para los inalcanzables muertos
con sus ruiseñores y sus salmos
sino para los amantes, sus brazos
rodeando las penas de los siglos,
quienes no otorgan alabanza ni premio
ni se preocupan de mi oficio o arte.

(Dylan Thomas, Poemas escogidos. Traducción de Jorge Ferrer-Vidal. Ágora, Madrid, 1958)

Comentarios

  1. "Trabajar por el salario prosaico de mi más secreto corazón..."
    ¡Qué verso, santo cielo! Es la declaración más sentida de quien ha elegido el oficio de escribir por pura supervivencia emocional.

    ResponderEliminar
  2. Y estas "páginas de espuma"...

    ResponderEliminar
  3. Que poema más bien escrito, cada palabra y cada verso. Y su contenido como no, nace del corazón de Dylan Thomas, expresando sus latidos de poeta "oficio o arte" ¡qué más da!.

    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. De nada. Ahora esperaré hasta el 27 de octubre, día de su centenario, para volver a hablar de él.

    ResponderEliminar
  5. Hola: enlacé esta traducción a un artículo en el que comparte varias otras, entre ellas la mía. Por si les interesa, aquí está:
    http://fernandogtoledo.blogspot.com.ar/2014/10/dylan-thomas-1914-1953-en-mi-oficio-o.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…