Ir al contenido principal

Un poema de Dylan Thomas

Dylan Thomas (1914-1953)


EN MI OFICIO O ABURRIDO ARTE

En mi oficio o aburrido arte
ejercitado en la noche en calma
cuando solamente la luna se enfurece
y los amantes yacen juntos
con todas las penas entre sus brazos,
yo trabajo cantando despreocupadamente
no por ambición o por pan
o por lisonja o vanidad de elogios
sobre los escenarios de marfil,
sino por el salario prosaico
de mi más secreto corazón.

No escribo desde la rugiente luna
sobre estas páginas de espuma
para el hombre orgulloso y solitario
ni para los inalcanzables muertos
con sus ruiseñores y sus salmos
sino para los amantes, sus brazos
rodeando las penas de los siglos,
quienes no otorgan alabanza ni premio
ni se preocupan de mi oficio o arte.

(Dylan Thomas, Poemas escogidos. Traducción de Jorge Ferrer-Vidal. Ágora, Madrid, 1958)

Comentarios

  1. "Trabajar por el salario prosaico de mi más secreto corazón..."
    ¡Qué verso, santo cielo! Es la declaración más sentida de quien ha elegido el oficio de escribir por pura supervivencia emocional.

    ResponderEliminar
  2. Y estas "páginas de espuma"...

    ResponderEliminar
  3. Que poema más bien escrito, cada palabra y cada verso. Y su contenido como no, nace del corazón de Dylan Thomas, expresando sus latidos de poeta "oficio o arte" ¡qué más da!.

    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. De nada. Ahora esperaré hasta el 27 de octubre, día de su centenario, para volver a hablar de él.

    ResponderEliminar
  5. Hola: enlacé esta traducción a un artículo en el que comparte varias otras, entre ellas la mía. Por si les interesa, aquí está:
    http://fernandogtoledo.blogspot.com.ar/2014/10/dylan-thomas-1914-1953-en-mi-oficio-o.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).