Ir al contenido principal

Swansea y Thomas


Llegué a Swansea con el fervor del devoto, a rendir homenaje a Dylan Thomas en el año de su centenario. Lo cierto es que Swansea -la "ugly and lovely Swansea"- no es una ciudad de grandes atractivos; su mayor gancho es precisamente el hecho de ser la ciudad en la que nació el gran poeta galés.
En el Dylan Thomas Centre vi la exposición conmemorativa "El hombre y el mito". Recibe al visitante un gran mural, con imágenes de Dylan, su esposa Caitlin y sus amigos. Frente al mural, en una peana, el último busto moldeado a partir de su mascarilla mortuoria por el artista americano David Slivka. Hay también un "videowall" con imágenes de la vida del poeta y lecturas de sus poemas; cartas, manuscritos y primeras ediciones de sus libros; las puertas originales de la cabaña del escritor en Laugharne, donde Thomas trabajó en Bajo el bosque lácteo; y objetos personales, como su máquina de escribir y el traje que llevaba puesto en Nueva York, cuando tuvo el colapso y tuvieron que ingresarlo en el hospital donde murió.
En la tienda del DTC aproveché para comprar la biografía de Andrew Lycett Dylan Thomas. A New Life (2003); así como Poems by Dylan Thomas (2005), una selección de poemas hecha por su hija Aeronwy Thomas, editada por Greville Press Pamphlets, en una tirada de 500 ejemplares. Luego paseé por la ciudad y me hice una fotografía en la Marina junto a la estatua de Dylan Thomas, obra de John Doubleday.

  

Comentarios

  1. La escultura tiene un aire modesto y DT parece impaciente, a punto de levantarse.
    El viaje pinta muy bien, habrá que planear una visita, aunque con menos devoción que la tuya.

    ResponderEliminar
  2. La escultura es la de un Dylan Thomas casi adolescente, y algo de "culo inquieto" sí que tiene,

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía, no he tenido la suerte de llegar sola a grandes poetas. He leído ahora sobre él y era un fumador y un bebedor empedernido, como casi todos los escritores; con ese punto de locura. Como la mayoría de los escritores:)
    Amor en el hospicio es un poema precioso, al menos para mi.
    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. A ver si te gusta el poema suyo que voy a colgar aquí, mañana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.