Ir al contenido principal

Swansea y Thomas


Llegué a Swansea con el fervor del devoto, a rendir homenaje a Dylan Thomas en el año de su centenario. Lo cierto es que Swansea -la "ugly and lovely Swansea"- no es una ciudad de grandes atractivos; su mayor gancho es precisamente el hecho de ser la ciudad en la que nació el gran poeta galés.
En el Dylan Thomas Centre vi la exposición conmemorativa "El hombre y el mito". Recibe al visitante un gran mural, con imágenes de Dylan, su esposa Caitlin y sus amigos. Frente al mural, en una peana, el último busto moldeado a partir de su mascarilla mortuoria por el artista americano David Slivka. Hay también un "videowall" con imágenes de la vida del poeta y lecturas de sus poemas; cartas, manuscritos y primeras ediciones de sus libros; las puertas originales de la cabaña del escritor en Laugharne, donde Thomas trabajó en Bajo el bosque lácteo; y objetos personales, como su máquina de escribir y el traje que llevaba puesto en Nueva York, cuando tuvo el colapso y tuvieron que ingresarlo en el hospital donde murió.
En la tienda del DTC aproveché para comprar la biografía de Andrew Lycett Dylan Thomas. A New Life (2003); así como Poems by Dylan Thomas (2005), una selección de poemas hecha por su hija Aeronwy Thomas, editada por Greville Press Pamphlets, en una tirada de 500 ejemplares. Luego paseé por la ciudad y me hice una fotografía en la Marina junto a la estatua de Dylan Thomas, obra de John Doubleday.

  

Comentarios

  1. La escultura tiene un aire modesto y DT parece impaciente, a punto de levantarse.
    El viaje pinta muy bien, habrá que planear una visita, aunque con menos devoción que la tuya.

    ResponderEliminar
  2. La escultura es la de un Dylan Thomas casi adolescente, y algo de "culo inquieto" sí que tiene,

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía, no he tenido la suerte de llegar sola a grandes poetas. He leído ahora sobre él y era un fumador y un bebedor empedernido, como casi todos los escritores; con ese punto de locura. Como la mayoría de los escritores:)
    Amor en el hospicio es un poema precioso, al menos para mi.
    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. A ver si te gusta el poema suyo que voy a colgar aquí, mañana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…