Ir al contenido principal

Swansea y Thomas


Llegué a Swansea con el fervor del devoto, a rendir homenaje a Dylan Thomas en el año de su centenario. Lo cierto es que Swansea -la "ugly and lovely Swansea"- no es una ciudad de grandes atractivos; su mayor gancho es precisamente el hecho de ser la ciudad en la que nació el gran poeta galés.
En el Dylan Thomas Centre vi la exposición conmemorativa "El hombre y el mito". Recibe al visitante un gran mural, con imágenes de Dylan, su esposa Caitlin y sus amigos. Frente al mural, en una peana, el último busto moldeado a partir de su mascarilla mortuoria por el artista americano David Slivka. Hay también un "videowall" con imágenes de la vida del poeta y lecturas de sus poemas; cartas, manuscritos y primeras ediciones de sus libros; las puertas originales de la cabaña del escritor en Laugharne, donde Thomas trabajó en Bajo el bosque lácteo; y objetos personales, como su máquina de escribir y el traje que llevaba puesto en Nueva York, cuando tuvo el colapso y tuvieron que ingresarlo en el hospital donde murió.
En la tienda del DTC aproveché para comprar la biografía de Andrew Lycett Dylan Thomas. A New Life (2003); así como Poems by Dylan Thomas (2005), una selección de poemas hecha por su hija Aeronwy Thomas, editada por Greville Press Pamphlets, en una tirada de 500 ejemplares. Luego paseé por la ciudad y me hice una fotografía en la Marina junto a la estatua de Dylan Thomas, obra de John Doubleday.

  

Comentarios

  1. La escultura tiene un aire modesto y DT parece impaciente, a punto de levantarse.
    El viaje pinta muy bien, habrá que planear una visita, aunque con menos devoción que la tuya.

    ResponderEliminar
  2. La escultura es la de un Dylan Thomas casi adolescente, y algo de "culo inquieto" sí que tiene,

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía, no he tenido la suerte de llegar sola a grandes poetas. He leído ahora sobre él y era un fumador y un bebedor empedernido, como casi todos los escritores; con ese punto de locura. Como la mayoría de los escritores:)
    Amor en el hospicio es un poema precioso, al menos para mi.
    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. A ver si te gusta el poema suyo que voy a colgar aquí, mañana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…