Ir al contenido principal

Presentación de "Las confesiones de un bibliófago"

De izquierda a derecha: Jaime Herrero, Jorge Ordaz y Francisco García Pérez
(Foto: N. Orejas, LNE)

Ayer tuvo lugar en Oviedo la presentación de mi novela Las confesiones de un bibliófago, en la nueva edición de Pez de Plata.
Desde aquí quiero dar las gracias al editor Jorge Salvador, al prologuista del libro José Luis Melero,  a los amigos que me acompañaron en la mesa, Jaime Herrero y Paco García, al Club Prensa Asturiana de La Nueva España y al numeroso público que asistió al acto. Fue una estupenda velada literaria.

Hace 25 años...
A título de curiosidad. He aquí una foto de la presentación de la primera edición de dicho libro, en la librería Cervantes de Oviedo, el 30 de junio de 1989.

De izquierda a derecha: Jorge Ordaz, Felicidad Orquín  y Francisco García Pérez.
(Foto: J. Vallina, La Voz de Asturias)

Comentarios

  1. Anónimo1/6/14 10:23

    M'ha alegro molt Jordi que anés tant be, després de 25 anys aquest llibre continua sent molt interessant. Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero si los años son los mismos:), igual que el libro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Ordaz:

    He encontrado su blog al leer una reciente noticia sobre la confirmación científica de la existencia de libros encuadernados en piel humana (ABC).

    Recordé de inmediato su novela, que leí hace 20 años y que conservo con especial cariño debido a su exquisitez y singularidad. Celebro enormemente su reedición, aunque siento la pequeña angustia de dejar de ser uno de sus antiguos conocedores y darme el lujo de descubrírsela a otros.

    Retomado el contacto con usted como lector por medio de este blog, espero que su lectura cotidiana también me permitan conocerle mejor como autor más allá del libro mencionado, Prima Donna y La perla del Oriente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Querido José Manuel, le agradezco mucho sus palabras. y me satisface enormemente, como autor, establecer contacto con los lectores. Sea usted bienvenido a este blog.

    ResponderEliminar
  5. Una persona muy especial me recomendó su libro y he de decir que me encantó. Mis más sinceras felicitaciones por su obra y a la editorial por esta edición tan bien cuidada, gracias Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…