Ir al contenido principal

Presentación de "Las confesiones de un bibliófago"

De izquierda a derecha: Jaime Herrero, Jorge Ordaz y Francisco García Pérez
(Foto: N. Orejas, LNE)

Ayer tuvo lugar en Oviedo la presentación de mi novela Las confesiones de un bibliófago, en la nueva edición de Pez de Plata.
Desde aquí quiero dar las gracias al editor Jorge Salvador, al prologuista del libro José Luis Melero,  a los amigos que me acompañaron en la mesa, Jaime Herrero y Paco García, al Club Prensa Asturiana de La Nueva España y al numeroso público que asistió al acto. Fue una estupenda velada literaria.

Hace 25 años...
A título de curiosidad. He aquí una foto de la presentación de la primera edición de dicho libro, en la librería Cervantes de Oviedo, el 30 de junio de 1989.

De izquierda a derecha: Jorge Ordaz, Felicidad Orquín  y Francisco García Pérez.
(Foto: J. Vallina, La Voz de Asturias)

Comentarios

  1. Anónimo1/6/14 10:23

    M'ha alegro molt Jordi que anés tant be, després de 25 anys aquest llibre continua sent molt interessant. Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero si los años son los mismos:), igual que el libro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Ordaz:

    He encontrado su blog al leer una reciente noticia sobre la confirmación científica de la existencia de libros encuadernados en piel humana (ABC).

    Recordé de inmediato su novela, que leí hace 20 años y que conservo con especial cariño debido a su exquisitez y singularidad. Celebro enormemente su reedición, aunque siento la pequeña angustia de dejar de ser uno de sus antiguos conocedores y darme el lujo de descubrírsela a otros.

    Retomado el contacto con usted como lector por medio de este blog, espero que su lectura cotidiana también me permitan conocerle mejor como autor más allá del libro mencionado, Prima Donna y La perla del Oriente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Querido José Manuel, le agradezco mucho sus palabras. y me satisface enormemente, como autor, establecer contacto con los lectores. Sea usted bienvenido a este blog.

    ResponderEliminar
  5. Una persona muy especial me recomendó su libro y he de decir que me encantó. Mis más sinceras felicitaciones por su obra y a la editorial por esta edición tan bien cuidada, gracias Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).