Ir al contenido principal

Presentación de "Las confesiones de un bibliófago"

De izquierda a derecha: Jaime Herrero, Jorge Ordaz y Francisco García Pérez
(Foto: N. Orejas, LNE)

Ayer tuvo lugar en Oviedo la presentación de mi novela Las confesiones de un bibliófago, en la nueva edición de Pez de Plata.
Desde aquí quiero dar las gracias al editor Jorge Salvador, al prologuista del libro José Luis Melero,  a los amigos que me acompañaron en la mesa, Jaime Herrero y Paco García, al Club Prensa Asturiana de La Nueva España y al numeroso público que asistió al acto. Fue una estupenda velada literaria.

Hace 25 años...
A título de curiosidad. He aquí una foto de la presentación de la primera edición de dicho libro, en la librería Cervantes de Oviedo, el 30 de junio de 1989.

De izquierda a derecha: Jorge Ordaz, Felicidad Orquín  y Francisco García Pérez.
(Foto: J. Vallina, La Voz de Asturias)

Comentarios

  1. Anónimo1/6/14 10:23

    M'ha alegro molt Jordi que anés tant be, després de 25 anys aquest llibre continua sent molt interessant. Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero si los años son los mismos:), igual que el libro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Ordaz:

    He encontrado su blog al leer una reciente noticia sobre la confirmación científica de la existencia de libros encuadernados en piel humana (ABC).

    Recordé de inmediato su novela, que leí hace 20 años y que conservo con especial cariño debido a su exquisitez y singularidad. Celebro enormemente su reedición, aunque siento la pequeña angustia de dejar de ser uno de sus antiguos conocedores y darme el lujo de descubrírsela a otros.

    Retomado el contacto con usted como lector por medio de este blog, espero que su lectura cotidiana también me permitan conocerle mejor como autor más allá del libro mencionado, Prima Donna y La perla del Oriente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Querido José Manuel, le agradezco mucho sus palabras. y me satisface enormemente, como autor, establecer contacto con los lectores. Sea usted bienvenido a este blog.

    ResponderEliminar
  5. Una persona muy especial me recomendó su libro y he de decir que me encantó. Mis más sinceras felicitaciones por su obra y a la editorial por esta edición tan bien cuidada, gracias Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…