Ir al contenido principal

Muerte azul


    Arriba, el helicóptero azul derramó la muerte sobre el East River y el edificio rectangular de la ONU.
    Una extraña y fría muerte azul, que nadie hasta entonces había conocido...
    El chorro de luz azul, como helada, como el centelleo de un sol de invierno sobre un bloque de hielo polar, partió del helicóptero y se derramó sobre la explanada, entre las incontables banderas multicolores (...)
    Esa misma luz azul alcanzó a algunos soldados, policías, agentes, curiosos e incluso miembros del personal de las Naciones Unidas.
    Ocurrió algo extraño, increíble: ellos no fueron desintegrados, diluidos... Ellos, por el contrario, parecieron de repente transformarse en maniquíes, en formas rígidas, en seres humanos de madera o de piedra. Y, como estatuas auténticas, rodaron por el suelo, envaradas e incapaces de soportar el equilibrio.
    Su piel se tornó gris azulada, como una enfermedad o un eczema asombroso. se quedaron quietas, igual que los restos humanos de Pompeya, tras sufrir el baño de lava del volcán. Igual que simples y helados fósiles inauditos, perdidos allí, en pleno Manhattan, entre un horror de gentes en fuga, de alaridos, de convulsión, de caos insólito.

(Curtis Garland, Antimateria. Colección Servicio Secreto, Editorial Bruguera, 1972)



Comentarios

  1. Inquietante escena. Qué curioso que parezcan algunas escenas de miedo en estas novelas y parezcan aventuras divertidas. Al menos, a mi me lo parecen siempre.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Una escena impactante. Solo hay que imaginársela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo del eczema asombroso me ha asombrado tanto que me ha salido un eczema. Ahora bien, lo de fósiles inauditos tiene un punto.

    ResponderEliminar
  4. Uno se imagina a Ed Wood rodando la escena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).