Ir al contenido principal

Muerte azul


    Arriba, el helicóptero azul derramó la muerte sobre el East River y el edificio rectangular de la ONU.
    Una extraña y fría muerte azul, que nadie hasta entonces había conocido...
    El chorro de luz azul, como helada, como el centelleo de un sol de invierno sobre un bloque de hielo polar, partió del helicóptero y se derramó sobre la explanada, entre las incontables banderas multicolores (...)
    Esa misma luz azul alcanzó a algunos soldados, policías, agentes, curiosos e incluso miembros del personal de las Naciones Unidas.
    Ocurrió algo extraño, increíble: ellos no fueron desintegrados, diluidos... Ellos, por el contrario, parecieron de repente transformarse en maniquíes, en formas rígidas, en seres humanos de madera o de piedra. Y, como estatuas auténticas, rodaron por el suelo, envaradas e incapaces de soportar el equilibrio.
    Su piel se tornó gris azulada, como una enfermedad o un eczema asombroso. se quedaron quietas, igual que los restos humanos de Pompeya, tras sufrir el baño de lava del volcán. Igual que simples y helados fósiles inauditos, perdidos allí, en pleno Manhattan, entre un horror de gentes en fuga, de alaridos, de convulsión, de caos insólito.

(Curtis Garland, Antimateria. Colección Servicio Secreto, Editorial Bruguera, 1972)



Comentarios

  1. Inquietante escena. Qué curioso que parezcan algunas escenas de miedo en estas novelas y parezcan aventuras divertidas. Al menos, a mi me lo parecen siempre.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Una escena impactante. Solo hay que imaginársela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo del eczema asombroso me ha asombrado tanto que me ha salido un eczema. Ahora bien, lo de fósiles inauditos tiene un punto.

    ResponderEliminar
  4. Uno se imagina a Ed Wood rodando la escena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…