Ir al contenido principal

Grupo exterminador


    Como si de una operación de guerra se tratara, el grupo capitaneado por Patrick entró a la carga sobre la vivienda principal dispuesto a incendiarla.
    A una indicación de Sam, convenida con anterioridad, los rifles entonaron su mortífero "mensaje".
    En la primera descarga rodaron once de los atacantes sin vida por el suelo.
    Patrick, al intentar frenar su caballo, lo hizo con tanta brusquedad que salió lanzado por las orejas del animal.
    Su cuerpo acabó cosido por los disparos.
    De los veintidós que formaban el grupo exterminador, no escapó ninguno con vida.

(Marcial Lafuente Estefanía, Mensaje de plomo. Colección Río Pecos, Ediciones Cíes, 2007)
 



Comentarios

  1. Parece ser que tenemos que mirar porqué vía nos llegan los mensajes, hay tanta diferencia en ellos:)

    http://youtu.be/XmsVJ7ELI6s

    ResponderEliminar
  2. Mientras no sean de "plomo"...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).