Ir al contenido principal

Grupo exterminador


    Como si de una operación de guerra se tratara, el grupo capitaneado por Patrick entró a la carga sobre la vivienda principal dispuesto a incendiarla.
    A una indicación de Sam, convenida con anterioridad, los rifles entonaron su mortífero "mensaje".
    En la primera descarga rodaron once de los atacantes sin vida por el suelo.
    Patrick, al intentar frenar su caballo, lo hizo con tanta brusquedad que salió lanzado por las orejas del animal.
    Su cuerpo acabó cosido por los disparos.
    De los veintidós que formaban el grupo exterminador, no escapó ninguno con vida.

(Marcial Lafuente Estefanía, Mensaje de plomo. Colección Río Pecos, Ediciones Cíes, 2007)
 



Comentarios

  1. Parece ser que tenemos que mirar porqué vía nos llegan los mensajes, hay tanta diferencia en ellos:)

    http://youtu.be/XmsVJ7ELI6s

    ResponderEliminar
  2. Mientras no sean de "plomo"...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…