Ir al contenido principal

Entre hombres

Catalina II, por Fedor Rokotov

A Catalina II hay que mirarla desde muy alto y de lejos, como a todas las grandes reputaciones, como a todos los edificios monumentales. No convienen a la Historia los personajes en mangas de camisa, ni la verdad desnuda. Por esta causa, probablemente, llamaba Byron a Clío "la mentirosa desvergonzada".
   "En la corte de un rey -dice Horacio Walpole-, gobiernan las mujeres, y los hombres en la de una reina." Horacio Walpole no supo adivinar a Catalina, que no dejó de mantenerse siempre emperatriz, aun sucumbiendo a sus pasiones en el torrente de los favoritos investidos con el cargo mudable de "ayudante general". Detrás y dentro de la mujer había en ella un hombre, que era el que en conversación familiar con su filósofo predilecto, Diderot, allá al amor del fuego en el pequeño palacio de la Ermita, solía decirle, si vacilaba el enciclopedista en dar rienda suelta a su francesa y no muy púdica facundia:
   -¡Adelante, Diderot, adelante; que aquí estamos entre hombres solos!

(Arsène Houssaye, Catalina II. Ediciones de la Gacela, Madrid-Barcelona, 1942) 

Comentarios

  1. Una dama con pantalones y un espíritu poderoso. ¡Ay, Catalina, Catalina! esa frase final es buenísima.
    ¿Estarían de verdad entre hombres?.

    Hoy en día, los personajes de la corte (especialmente las mujeres) se dan a conocer por todo lo contrario. Son damiselas de la moda. Hay que ver lo que cambian los tiempos.


    ResponderEliminar
  2. Por lo que dice Houssaye, tal parece un espíritu masculino encerrado en un cuerpo femenino, y aprovechándose de los dos.

    ResponderEliminar
  3. jajajaa, muy bueno... ¡qué bicho! ehhh.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…