Ir al contenido principal

Entre hombres

Catalina II, por Fedor Rokotov

A Catalina II hay que mirarla desde muy alto y de lejos, como a todas las grandes reputaciones, como a todos los edificios monumentales. No convienen a la Historia los personajes en mangas de camisa, ni la verdad desnuda. Por esta causa, probablemente, llamaba Byron a Clío "la mentirosa desvergonzada".
   "En la corte de un rey -dice Horacio Walpole-, gobiernan las mujeres, y los hombres en la de una reina." Horacio Walpole no supo adivinar a Catalina, que no dejó de mantenerse siempre emperatriz, aun sucumbiendo a sus pasiones en el torrente de los favoritos investidos con el cargo mudable de "ayudante general". Detrás y dentro de la mujer había en ella un hombre, que era el que en conversación familiar con su filósofo predilecto, Diderot, allá al amor del fuego en el pequeño palacio de la Ermita, solía decirle, si vacilaba el enciclopedista en dar rienda suelta a su francesa y no muy púdica facundia:
   -¡Adelante, Diderot, adelante; que aquí estamos entre hombres solos!

(Arsène Houssaye, Catalina II. Ediciones de la Gacela, Madrid-Barcelona, 1942) 

Comentarios

  1. Una dama con pantalones y un espíritu poderoso. ¡Ay, Catalina, Catalina! esa frase final es buenísima.
    ¿Estarían de verdad entre hombres?.

    Hoy en día, los personajes de la corte (especialmente las mujeres) se dan a conocer por todo lo contrario. Son damiselas de la moda. Hay que ver lo que cambian los tiempos.


    ResponderEliminar
  2. Por lo que dice Houssaye, tal parece un espíritu masculino encerrado en un cuerpo femenino, y aprovechándose de los dos.

    ResponderEliminar
  3. jajajaa, muy bueno... ¡qué bicho! ehhh.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…