Ir al contenido principal

Entre hombres

Catalina II, por Fedor Rokotov

A Catalina II hay que mirarla desde muy alto y de lejos, como a todas las grandes reputaciones, como a todos los edificios monumentales. No convienen a la Historia los personajes en mangas de camisa, ni la verdad desnuda. Por esta causa, probablemente, llamaba Byron a Clío "la mentirosa desvergonzada".
   "En la corte de un rey -dice Horacio Walpole-, gobiernan las mujeres, y los hombres en la de una reina." Horacio Walpole no supo adivinar a Catalina, que no dejó de mantenerse siempre emperatriz, aun sucumbiendo a sus pasiones en el torrente de los favoritos investidos con el cargo mudable de "ayudante general". Detrás y dentro de la mujer había en ella un hombre, que era el que en conversación familiar con su filósofo predilecto, Diderot, allá al amor del fuego en el pequeño palacio de la Ermita, solía decirle, si vacilaba el enciclopedista en dar rienda suelta a su francesa y no muy púdica facundia:
   -¡Adelante, Diderot, adelante; que aquí estamos entre hombres solos!

(Arsène Houssaye, Catalina II. Ediciones de la Gacela, Madrid-Barcelona, 1942) 

Comentarios

  1. Una dama con pantalones y un espíritu poderoso. ¡Ay, Catalina, Catalina! esa frase final es buenísima.
    ¿Estarían de verdad entre hombres?.

    Hoy en día, los personajes de la corte (especialmente las mujeres) se dan a conocer por todo lo contrario. Son damiselas de la moda. Hay que ver lo que cambian los tiempos.


    ResponderEliminar
  2. Por lo que dice Houssaye, tal parece un espíritu masculino encerrado en un cuerpo femenino, y aprovechándose de los dos.

    ResponderEliminar
  3. jajajaa, muy bueno... ¡qué bicho! ehhh.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…