Ir al contenido principal

Los despojos de Cervantes


Andan estos días buscando con un georadar los huesos de Cervantes en el madrileño convento de las Trinitarias, sito en la calle de Lope deVega (vaya paradoja).
Por favor, no sigan.
No nos los merecemos. No después de tantos años de abandono y desinterés.
El responsable del proyecto ha dicho que "está un poco nervioso y con ganas de empezar porque no tenemos muchos días".
Tranquilo.
Si no hemos sido capaces de encontrarlos en cuatro siglos, no vamos a pretender ahora encontrarlos en cuatro días.
¡País!

Comentarios

  1. A mí lo que me llama la atención es que quieran encontrarlo con este aparatito después de los siglos que dices. Y por qué no se encuentran en España otros cuerpos de asesinatos actuales con sus asesinos vivos.
    Es lo absurdo, lo incomprensible y la impotencia de querer intentar entender las cosas que hacen los demás.
    Bien, en caso de que lo encontran, empezaría a creer en ciertos fenómenos que Iker Jiménez nos a su programa; y claro, como siempre tengo dudas, otra más seria saber qué querrán estudiar con los huesos de Cervantes, o si sólo quieren darle una tumba digna.
    ¡Ay! no sigo, que despojo el caso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. "encontraran" "nos ha traido a su programa"

    y por cierto, a esta entrada le hace falta música de fondo, como en el programa de Iker:

    http://youtu.be/Hn-rp6l7fpw

    Jorge me voy que me vas a echar de aqui como siga:)

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué no llamaron a Iker directamente. Seguro que hubiese dado más juego.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).