Ir al contenido principal

Consejos a los tertulianos




ARTÏCULO IV. De las concurrencias o reuniones.

Al tomar parte en las conversaciones no debemos ser demasiado habladores, porque cansaríamos a todo el mundo, ni demasiado callados, por no parecer como estatuas, cosa que desagrada infinito, porque da a entender que no tomamos interés alguno en los razonamientos de los otros.
    El tono de la voz no ha de ser tan alto que ofenda los oídos, ni tan bajo que se perciba con dificultad: debemos hablar sin precipitación, y evitar el altanero desdén y la afectación empalagosa (...)
    Cuando se suscite alguna cuestión, o diga cualquiera de los circunstantes alguna proposición contraria a nuestro dictamen, no hemos de ser demasiado fáciles en contradecirle, y aun cuando sea preciso debemos hacerlo con agrado y buen modo.
    Sobre todo es menester guardarse de desmentir abiertamente a persona alguna, como diciendo es incierto, o no es así; antes cuando tengamos que contradecir alguna cosa, debemos primero pedir venia, y después añadir modestamente: me parece, o tengo entendido que esto es de este modo o del otro.

(Juan de Escoiquiz, Las obligaciones del hombre, Imprenta de Gómez e Inglada, Barcelona, 1869)

Comentarios

  1. Acudí una vez a una tertulia literaria donde asistieron personas de Madrid y de otras tierras del norte de españa que no habían hablado nunca con andaluces.
    Leí un relato y cuando acabé, varios de los tertulianos me miraron y me dijeron: lees muy mal, no se te entiende nada. Entonces dije, es que soy de un pueblo de andalucía, no sé hablar de otra manera.
    El profesor me miró y me dijo que volviera a leer pero esta vez más relajada, pero tampoco me entendieron.
    ¿Tendré que aprender a hablar? o hay personas que no se esfuerzan por escuchar.
    No lo sé.

    Jorge, un post muy interesante. Gracias


    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, en cuestión de acentos, nada dice Escoiquiz en su manual; pero seguro que pondría la educación y el respeto al otro por encima de todo.

    ResponderEliminar
  3. En ese momento sólo se me vino un detalle curioso de mi vida, cuando me dijeron que salí en canal sur hablando con un profesor en la terraza de una cafetería. El programa iba de las voces andaluzas. Pero no merecía la pena comentarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…