Ir al contenido principal

Consejos a los tertulianos




ARTÏCULO IV. De las concurrencias o reuniones.

Al tomar parte en las conversaciones no debemos ser demasiado habladores, porque cansaríamos a todo el mundo, ni demasiado callados, por no parecer como estatuas, cosa que desagrada infinito, porque da a entender que no tomamos interés alguno en los razonamientos de los otros.
    El tono de la voz no ha de ser tan alto que ofenda los oídos, ni tan bajo que se perciba con dificultad: debemos hablar sin precipitación, y evitar el altanero desdén y la afectación empalagosa (...)
    Cuando se suscite alguna cuestión, o diga cualquiera de los circunstantes alguna proposición contraria a nuestro dictamen, no hemos de ser demasiado fáciles en contradecirle, y aun cuando sea preciso debemos hacerlo con agrado y buen modo.
    Sobre todo es menester guardarse de desmentir abiertamente a persona alguna, como diciendo es incierto, o no es así; antes cuando tengamos que contradecir alguna cosa, debemos primero pedir venia, y después añadir modestamente: me parece, o tengo entendido que esto es de este modo o del otro.

(Juan de Escoiquiz, Las obligaciones del hombre, Imprenta de Gómez e Inglada, Barcelona, 1869)

Comentarios

  1. Acudí una vez a una tertulia literaria donde asistieron personas de Madrid y de otras tierras del norte de españa que no habían hablado nunca con andaluces.
    Leí un relato y cuando acabé, varios de los tertulianos me miraron y me dijeron: lees muy mal, no se te entiende nada. Entonces dije, es que soy de un pueblo de andalucía, no sé hablar de otra manera.
    El profesor me miró y me dijo que volviera a leer pero esta vez más relajada, pero tampoco me entendieron.
    ¿Tendré que aprender a hablar? o hay personas que no se esfuerzan por escuchar.
    No lo sé.

    Jorge, un post muy interesante. Gracias


    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, en cuestión de acentos, nada dice Escoiquiz en su manual; pero seguro que pondría la educación y el respeto al otro por encima de todo.

    ResponderEliminar
  3. En ese momento sólo se me vino un detalle curioso de mi vida, cuando me dijeron que salí en canal sur hablando con un profesor en la terraza de una cafetería. El programa iba de las voces andaluzas. Pero no merecía la pena comentarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.