Ir al contenido principal

Una nota desacorde


 Las luces de la sala se apagaron, dando paso a los reflectores de diversos coloridos, que volcaban sobre la pista una embriaguez de reflejos. Una salva de aplausos acogió a la escultural forma humana, que surgió como por ensalmo de encantamientos prendida de los hilos invisibles de la añoranza... y Deborah Warwick dejó escapar su voz cautivadora y atrayente, que cantaba con graciosa entonación las primeras estrofas de la canción:
   Nothing in; nothing in,
   Su cuerpo moldeaba materialmente a las palabras: "Mañana no hay trabajo, ¿mas que importa? ¿Es que esperas morir de inanición? No lo esperes, que el calor de mis caricias a tus labios darán vida y calor."
 Nothing in; nothing in.
   El ritmo de la danza crecía a cada instante. Los clientes estaban embebidos de las palabras y de los movimientos de Deborah, cuando algo imprevisto vino a llenar de confusión la sala. El resplandor de un fogonazo surgió en la oscuridad, mientras que el eco de un disparo puso una nota desacorde en el ritmo de la orquesta. se oyó un grito y el ruido pesado de un cuerpo al chocar contra el suelo.

(More Mat, Actuando en la sombra. Colección G-Men, Editorial Jara, s.a.) 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …